Enamorarse en la India puede ser motivo de muerte

Emparejarse con una persona de una casta distinta a la tuya es una deshonra de tal calibre que tu propia familia puede matarte por ello, con el beneplácito de las autoridades. Aunque parezca insólito, en algunos países la historia de Romeo y Julieta es un tema de rabiosa actualidad.

Realidades alejadas del final made in Bollywood

La muerte por amor más famosa de la historia es la de Romeo y Julieta, una tragedia impensable en Occidente según nuestras creencias actuales. Sin embargo, para los habitantes de la India sigue siendo un tema muy actual y, dicho sea de paso, no todos sentirían pena por el triste destino de los amantes. Y es que allí enamorarte de una persona de casta distinta a la tuya puede costarte la vida, pues representa la traición a una de las doctrinas fundamentales y más arraigadas del hinduismo.

Apaleadas, tiroteadas, colgadas de árboles, obligadas a tomar veneno o apaleadas hasta morir. Así es como pueden acabar estas parejas por el simple hecho de haberse enamorado, y por eso muchas de ellas se ven obligadas a huir. Los artífices de los asesinatos suelen ser los propios familiares que, abrumados por la deshonra, prefieren dar muerte a los traicioneros enamorados y encubrir la cuestión con un presunto suicidio que nadie va a investigar. Este hecho, sumado a que el propio gobierno no trate estos crímenes como homicidios, dificulta hacer un recuento de cuántas personas mueren realmente por esta causa. De hecho, la permisividad de las autoridades llega al punto de considerar dicha crueldad un crimen de honor.

El sistema de castas en la India es hereditario y existe desde hace unos 2.500 años. Según mantiene, cada ser humano fue creado de una parte distinta del dios Brahmā. De la cabeza a los pies, dependiendo de qué parte del cuerpo haya sido creada la persona, pertenecerá a una casta u otra. Esto le marcará de por vida, pues el sistema de castas se mantiene muy fuerte a pesar de los movimientos abolicionistas. Pero los tiempos cambian y los problemas empiezan a florecer.

Según afirman los expertos, en la actualidad se está produciendo un creciente conflicto entre la estricta sociedad patriarcal y mujeres cada vez más educadas, con más voz, con más poder, que trabajan y que desean conocer a su pareja por sí mismas. Tanta independencia no es posible, y por eso los enamorados se convierten en fugitivos bajo condena de muerte. Precisamente por ello se creó en Nueva Delhi un grupo de voluntarios denominado El comando del amor, que trabaja para proteger a los jóvenes de los asesinatos y para defender el derecho a escoger por uno mismo a la persona que se ama. Tiene un teléfono de ayuda que recibe más de 100.000 llamadas al año, según asegura su fundador Sanjay Sachdev. Una cifra que deja patentes las dimensiones del problema. El comando da consejo, procura asistencia legal e incluso acoge a las parejas que huyen si su situación es crítica.

En los países subdesarrollados hay pobreza, conflictos, explotación y mil problemas más que conocemos, ni que sea de oídas. Sin embargo, la cuestión ideológica es a menudo motivo de aberraciones que quedan invisibilizadas por el intocable factor cultural. Hay temas que no se nos pueden pasar por alto, pues los derechos humanos están por encima de lo que desde aquí vemos prácticamente como folclore.

Recomendamos consultar la fuente para más información.

Fuente: ElPais.com

Foto: Backview Bollywood #37 por Meanest Indian en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...