El uso del ordenador para fines personales en el trabajo

Los tribunales dictaminan un camino a seguir para aquellos despidos producidos por usar el ordenador para fines no laborales.

ordenador en el trabajo

Si tiramos un poco de lógica por todo el mundo es sabido que en el momento en el cual estamos en nuestro puesto de trabajo los recursos informáticos que nos proporcione la empresa debemos utilizarlos solo para fines laborales. Es más, si recordamos lo que está establecido en el Artículo 5 del Estatuto de los Trabajadores, en él se dicta que todos los empleados tienen el deber de “cumplir con las obligaciones concretas de su puesto”.

Hasta aquí todo puede parecer normal, pero seguro que en más de una ocasión has utilizado el ordenador de la oficina para ver tu página de Facebook o visualizar rápidamente alguna fotografía o vídeo. ¿Qué ocurre en estos casos?, ¿estamos actuando de forma ilícita?

Hasta ahora para los tribunales este tipo de situaciones era bastante peliaguda, puesto que en realidad no tiene porqué interferir ver un vídeo unos minutos en la oficina y realizar de forma correcta tu tarea laboral. Pero debido a que en los últimos tiempos se han dado muchos casos de estas características, finalmente los tribunales han optado por poner una solución. Así, ahora se considerará despido procedente en el caso de que un trabajador haga uso de los recursos informáticos de una oficina si en el reglamento interno de la empresa se establece de forma específica que esta práctica está totalmente prohibida.

Sin ir más lejos, atendiendo a lo establecido recientemente por la Justicia de nuestro país el Tribunal Supremo de Justicia de Cataluña, estuvo a favor del despido de una profesora, puesto que esta se dedicaba a utilizar el ordenador del colegio para llevar a cabo prácticas lúdicas o personales, como jugar al parchís u organizar viajes. A pesar de que en el centro le habían advertido que esto estaba prohibido, la docente siguió haciéndolo y finalmente se ha quedado sin su puesto de trabajo.

Algo parecido ocurrió en La Rioja, donde una chica fue despedida por hacer uso del ordenador del trabajo en horas laborales conectándose a más de 70 páginas a lo largo del día, siendo la más habitual Facebook. En esta ocasión la empresa no prohibía expresamente el uso de estos recursos para fines personales, pero sí tenía establecido que estos usos debían restringirse en el caso de que navegar por ciertas páginas supusiera costes adicionales o llevara a errores informáticos. En este caso así fue y a pesar de que la chica alegó que la auditoría que se había hecho del ordenador fue ilícita, finalmente los tribunales le dieron la razón a la empresa.

De igual modo, la Justicia también establece que esta normativa de prohibición debe comunicarse a los empleados. Así, se postuló a favor de una telefonista madrileña cuando fue despedida por utilizar los recursos informáticos con fines privados. La empresa no se lo había comunicado. Aunque parece que todo esto ya ha quedado más claro, lo cierto es que los tribunales para dictaminar una sentencia firme estudian de forma exhaustiva cada caso.

Foto: Pexels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...