El deshielo del Ártico, de nuevo a debate

El deshielo en el Ártico sigue siendo un problema preocupante. Y ahora más que nunca. Científicos y políticos no paran de reunirse para buscar solución al problema. Los países con frontera en el Ártico suelen mantener debates sobre cómo abordar el problema. Sin embargo, los beneficios que puede generar una vía marítima que conecte el Atlántico y el Pacífico por el Polo Norte condicionan las acciones contra el deshielo.

El deshielo del Ártico sigue siendo un problema preocupante. El debate sobre el futuro del Polo Norte está más abierto que nunca para los científicos, que observan las consecuencias que puede traer la pérdida de este regulador del clima, ya que influye directamente en las corrientes oceánicas. La preocupación científica se ha trasladado al resto de la población, lo que ha obligado a la clase política a reunirse para llevar a cabo medidas que protejan este espacio natural. Los países con frontera en el Ártico se suelen reunir en el congreso Artic frontiers para tratar problemas relacionados con el deshielo.

El Ártico se deshiela

En este contexto, también destacan los trabajos realizados por ONGs como Acciónatura, y Ecología y Desarrollo, las cuales desarrollaron en 2005 el programa Cero CO2, cuyo principal objetivo es concienciar a los países de la huella de carbono que poseen y estimular acciones que la reduzcan al máximo. Según la británica Carbon Trust, la huella de carbono es la totalidad de gases con efecto invernaderos emitidos por un individuo, por una empresa, en un evento o un producto. Carbon Trust, según se define en un página web como “una organización sin fines de lucro que brinda apoyo especializado para ayudar a las empresas y al sector para la reducción de las emisiones de carbono, el ahorro de energía y la comercialización de tecnologías bajas en carbono”.

Una de las consecuencias del deshielo en el Ártico lo señalaba Guiomar Duarte Agustí en el reportaje titulado La paradoja del Ártico, publicado por el diario El País en su edición digital el miércoles 23 de febrero de 2011: “La pérdida de hielo abre la puerta a explotar nuevos recursos, lo que acelera el proceso”. Y es que la desaparición del hielo en el Ártico sería una buena noticia para compañías que pretenden acortar distancias (y dinero) a través de una vía marítima que atravesase lo que hoy es un bloque de hielo. Sin embargo, las consecuencias ecológicas que este desastre tiene no hace muy rentable tal efímero beneficio. Por eso, es tan importante lo que las ONGs promuevan, así como las decisiones que tomen las naciones que tienen frontera en el Ártico. De éstas, principalmente, depende que haya o no hielo en el futuro. Si tenemos en cuenta que tres de ellas son de las que más dióxido de carbono emiten a la atmósfera, podemos concluir que el futuro no es nada esperanzador.

Foto: arcticroute.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...