El Banco Mare Nostrum, reconocido por su responsabilidad social

La entidad resultante de la fusión de varias cajas consigue el certificado de materialidad por su modelo de negocio orientado a las familias

BMN

Banco Mare Nostrum (BMN) ha obtenido el certificado de materialidad por su labor en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). El reconocimiento figura en el segundo informe que la propia entidad publica siguiendo las pautas marcadas por el Global Reporting Iniciative, el formato más utilizado en todo el mundo para medir el impacto social de las iniciativas empresariales. Con el anuncio, BMN recupera parte del crédito perdido tras los críticos momentos vividos entre 2012 y 2013, cuando se llegó a precisar de dinero público.

Para conseguir este rango administrativo, BMN ha tenido que implementar estrategias comerciales que redundaran en un beneficio para la sociedad. No se trata de un empeño sencillo ni necesariamente conocido por el gran público, pero denota un gran interés por parte del banco para limpiar su imagen. Las principales acciones que han permitido a BMN conseguir dicho certificado están relacionadas con el servicio prestado a las familias. En este sentido, la entidad adoptó su modelo de negocio a las características de las familias, incluyendo mayores facilidades para la obtención de crédito.

Todo ello ha sido posible adaptando a su vez las más de ochocientas sucursales del banco para que todas ellas sin excepción pudieran ofrecer los servicios específicos para las familias. De igual modo, la estructura corporativa asumida por BMN tras su creación en 2010 parece claramente enfocada hacia estos colectivos, pues el 63,3% de las oficinas se encuentran en localidades con menos de 50.000 habitantes. Esto prueba que la entidad quiere conservar la imagen de cercanía con el medio rural que labraron tiempo atrás las cajas de ahorros.

No olvidemos que BMN es el resultado de la fusión de Caja Murcia, Caja Granada, Sa Nostra y Caixa Penedès (ahora en manos de Banco Sabadell), entidades de escaso tamaño que siempre tuvieron como principales clientes las familias y las pequeñas empresas. Entre los movimientos más importantes para consolidar esta política cabe destacar su adhesión al Fondo Social de Viviendas, facilitando el acceso a la vivienda a colectivos en riesgo de exclusión social.

Vía: Europa Press

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...