La pena de muerte se cobró 527 vidas en 2010

Solo en 2010 un total de 527 personas fueron ejecutadas por sus países y casi 18.000 fueron condenadas a la pena de muerte, una lacra del siglo XXI que Amnistía Internacional ha puesto en evidencia con un informe sobre el estado de la pena capital en el mundo.

Pensar que en el siglo XXI se sigue ejecutando a personas bajo la excusa de la pena de muerte puede parecer una atrocidad. Sin embargo, atroz o no, la ejecución es algo que se sigue cobrando vidas a lo largo y ancho del mundo y , en concreto, el pasado año 2010 esas vidas resultaron ser un total de 527, según los datos dados a conocer por Amnistía Internacional.

El estudio elaborado por esta ONG señala que de esas 527 personas, 252 fueron ajusticiadas en Irán, 60 en Corea del Norte, 53 en Yemen o 46 en Estados Unidos. No obstante, según los expertos “esta cifra no incluye las miles de ejecuciones que se cree que ha habido en China”.

Así, la organización ha concretado que las ejecuciones “se han producido en más de 23 países, cuatro más que en 2009, cuando AI registró el menor número de países que habían ejecutado a personas desde que comenzó a hacer el seguimiento de las cifras sobre pena de muerte”.

La pena de muerte sigue vigente en Japón. Imagen: Amnistia Internacional

Además, ha señalado que “no ha recibido información sobre ejecuciones en países como Afganistán, Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Mongolia o Pakistán, aunque se sabía que sí las habían llevado a cabo hasta 2008 o 2009″. Asimismo, AI ha precisado que el año pasado “se ha tenido constancia de la imposición de, al menos, 2.024 nuevas condenas a muerte en 64 países”.

Según los datos de AI,365 de estas nuevas condenas se han dictado en Pakistán; 180 Egipto; 130 en Argelia; 114 en Malaisia; 110 en Estados Unidos; 105 en India; o 100 en Afganistán”. “Al finalizar 2010, había unas 17.833 personas condenadas a muerte en todo el mundo, que es una cantidad mínima obtenida a partir de la suma de las cifras parciales disponibles“, ha explicado la organización.

En relación con el tipo de ejecuciones, los datos de la ONG señalan claras diferencias en las formas de condenar a la pena capital usadas por los distintos países. Así en Arabia Saudí se utiliza la decapitación; en Estados Unidos se electrocuta a los condenados, se les dispara con armas de fuego o se les ejecuta mediante inyección letal; en Bangladesh, Corea del Norte, Irak, Irán, Japón o Singapur se usa el ahorcamiento; y en la Autoridad Nacional Palestina, Bahrein, China, Bielorrusia, Corea del Norte o Taiwán se usan armas de fuego.

Por su parte, el director de la sección española de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán, ha manifestado que, “a pesar del número de ejecutados en China” hay un atisbo de esperanza en los datos ya que se observa una tendencia a que la pena de muerte y los verdugos dejen de estar bajo la nómina del Estado. Ello se debe, según ha añadido, a que “31 países han abolido la pena de muerte en los últimos años y que desde los años 70 unos 50 países también lo han hecho”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...