Cuidado del ecosistema

El ecosistema está formado por todos aquellos organismos vivos, pero también muertos, de un determinado lugar, que interactúan entre ellos para que haya un equilibrio. También está formado por todos aquellos elementos físicos que forman lo que denominamos el medio ambiente. Cada elemento tiene su función en el ecosistema y si falla, afecta a los demás organismos.

Hombre y ecosistema

Hay que evitar que la acción del hombre dañe el ecosistema

Cuidar del ecosistema es un deber del hombre, ya que el ser humano es un elemento más y no tiene derecho a destruirlo. Desde siempre, se ha beneficiado del ecosistema para poder sobrevivir e incluso tener unas condiciones de vida óptimas, pero ha llegado al punto de abusar, poniendo en riesgo su equilibrio y su futuro. El problema más grave es que las futuras generaciones no podrán disfrutar de sus beneficios y se verán condenados a la pobreza y las malas condiciones.

Para ello, se debe formar y concienciar la población, para que reaccione y actúe de un modo ecológico, preocupándose más por aquello que le rodea. Hay muchas ideas que se pueden tener en cuenta a la hora de cuidar el medio. Así pues, para empezar, a la hora de comprar, hay que escoger solo lo justo y necesario, ya que hay muchas cosas que después acaban a la basura y que realmente no han beneficiado a nadie. Evitar la sobreproducción de cosas innecesarias por parte de las empresas está en nuestra mano y así se reducirá un poco el impacto medioambiental.

También hay que ahorrar energía. Los humanos tenemos una gran dependencia a los combustibles fósiles que son finitos y además contaminan mucho durante su explotación. Hay que intentar evitar esto, utilizando poca electricidad, solo la justa y necesaria, apagando las luces cuando no se usen, usando electrodomésticos y bombillas de bajo consumo, dejando los electrodomésticos desenchufados por la noche, etc. En definitiva, no hay que desperdiciar energía.

También es bueno utilizar transporte público, evitando la dependencia al coche para realizar todo tipo de transporte. Es una buena forma de reducir también el tráfico, y es que hay que pensar en la gran cantidad de CO2 que expulsan los coches. Usando el transporte público, muchas personas comparten un medio de transporte en vez de utilizar uno diferente cada uno.

Hay muchos más consejos a tener en cuenta para llevar una vida equilibrada con el medio, como no dejar que corra el agua, que también es un bien finito y mal distribuido, dado que hay muchos lugares del mundo donde las personas no pueden acceder a este valioso e importante recurso. Respecto el agua, hay que cuidar los ríos y mares, evitando tirar residuos y basura.

Hay muchas formas de cuidar el ecosistema, hay muchas cosas que hay que tener en cuenta, pero si os quedan dudas sobre qué hacer, siempre hay que pensar en el medio ambiente, intentando hacer las cosas de tal modo que no lo dañe o perjudique. Aunque la acción individual es necesaria, es más importante la colaboración por parte de la comunidad, por ello, hay que promover un estilo de vida más ecológico y respetuoso con el medio. Pero para poder dar ejemplo, hay que dar el paso y llevarlo a cabo primero.

Foto: elbragon en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 2,67 de 5)
2.67 5 6
Loading ... Loading ...