Cómo hacerse donante de órganos

La donación de órganos suele hacerse a partir de personas que han fallecido. Aunque si la lista de espera es larga, un familiar del paciente puede ofrecerse para donar el órgano determinado que éste necesite. Es muy importante que estés seguro de la operación. Este valiente gesto puede salvar la vida a una persona cercana. Sin embargo, existen mafias que trafican con órganos, por lo que se recomienda ponerse en manos de verdaderos profesionales.

Campaña para la donación de órganos

La donación de órganos consiste en extraer órganos o tejidos sanos de una persona para trasplantarlos en otras que lo necesitan. Normalmente, las donaciones se realizan cuando del donante ha muerto, aunque en algunos casos se pueden hacer en vida, como por ejemplo, la donación de riñón o de médula ósea.

Entre las donaciones de órganos más comunes se encuentran la de hígado o la de riñón. Esta operación puede salvar vidas, así que si algún familiar necesita un riñón o un segmento de hígado y todavía tienes dudas, te animo a que seas valiente. Las personas más adecuadas para realizar este tipo de donaciones son los familiares del paciente –los menores de 18 años deberán tener una autorización de sus padres o tutores, y se aconseja que el voluntario para donar el órgano no sea mayor de 60 años–, ya que su sangre y tejidos suelen ser similares. Esta compatibilidad es parecida a lo que ocurre cuando queremos donar sangre, ya que en este caso debes tener un determinado grupo sanguíneo que sirva a la persona a la que va dirigida la donación. Las donaciones en vida se suelen hacer cuando el paciente que tiene que recibir el órgano no puede esperar la lista de espera para obtener uno.

La operación no es sencilla, pero con los medios que existen hoy día las complicaciones son mínimas. En primer lugar un comité de ética se asegura de que la opción del donante vivo sea la mejor. Entonces, te hacen diversas analíticas y pruebas para comprobar que estés en perfectas condiciones de salud. Es más, un psicólogo verifica que tu ofrecimiento sea voluntario y libre, y que eres consciente plenamente de lo que haces. Durante la operación te ponen anestesia general, además de la epidural, que evita que tengas molestias en la herida de la operación una vez que hayas salido de la anestesia. Es frecuente la sensación de angustia tras un par de días, por lo que se requiere bastante calma, ya que es un efecto pasajero.

Sin duda, la donación de órganos es un acto valiente que puede salvar a muchas personas. Aunque hay que tener mucho cuidado con las personas que intervienen en el quirófano. Siempre debemos ponernos en manos de auténticos profesionales, ya que en muchos casos esta actividad está infectada de intrusos que trabajan para mafias. El mercado de negro de órganos es un negocio igual de lucrativo que ilegal.

Foto: Pontificia Universidad Católica de Chile en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...