Bill Gates compra una mansión en medio de la crisis del coronavirus

Bill Gates y su esposa han adquirido una enorme propiedad en medio de la crisis que se está viviendo con el coronavirus.

5ea9d286e3c3fb07810713a4

Hay muchos momentos a lo largo del año en los que se puede hacer una compra tan sensible como la de una enorme mansión valorada en casi 50 millones de dólares. Pero no nos parece muy coherente que ese momento tenga que ser a finales del mes de marzo cuando la crisis del coronavirus está en un momento crítico y miles de personas mueren en el mundo entero.

Podrían entenderse excepciones, como que quizá por algún extraño motivo ese millonario en cuestión no tenga otro hogar donde vivir por avatares del destino. Pero no es el caso de Bill Gates y de su esposa Melinda. La pareja dispone ya de una amplia selección de propiedades y son conocidos por realizar adquisiciones de esta índole sin importar el momento del que se trate.

Aprovechando que el mundo habla bien de él y destaca su faceta solidaria, Bill Gates posiblemente ha querido así “darse un capricho”, como cuando nosotros nos bajamos al supermercado, nos compramos un refresco y un paquete de donetes o similar dulce que sabemos que no deberíamos tomar a nuestra edad. La diferencia es notable, ya que Gates se compra una mansión empleando una cantidad millonaria que en estos tiempos no resulta nada bonita de airear. No son momentos para estos gastos, ni para lucir de forma presuntuosa tu nuevo hogar en el cual te puedes dar un baño directamente en el océano, bañarte en un jacuzzi con espacio para 10 personas o emplear una jornada de paseo solo caminando a lo largo de todas las habitaciones y partes fantásticas que tiene la mansión.

Para ser justos, no es que Bill Gates haya procedido a publicar selfies en su nueva casa “para vacilar”. Son las revistas de cotilleo, los periódicos y los demás medios habituales los que se han puesto a publicar las fotos. Pero eso es posiblemente algo que los Gates ya se podían imaginar, porque siempre ocurre. Desde su posición tendrían que haber aplazado esta adquisición y esperar a un momento en el que todo se encuentre en un estado más tranquilo. O al menos debería ser el tipo de pensamiento que tengan las personas poderosas, millonarias, en quienes el público se refleja para afrontar estos momentos tan duros.

Bill Gates sabe bien que es usado como espejo por miles de personas que lo admiran y que en estos momentos quieren ver cómo los que más tienen les apoyan, no cómo se compran enormes mansiones de lujo. Cualquiera diría que Gates sigue enfadado por el tartazo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...