Las grandes tendencias en los procesos de contratación en 2020

Así van a ser los procesos de contratación en este año 2020, presentando novedades considerables que tener en cuenta.

job-4131482_1280

Comienza el año 2020 y miles de personas están pensando en la búsqueda de empleo. Y por supuesto, lo que podemos tener en cuenta es que el año también trae novedades en los procesos de contratación. Conocerlas nos ayudará a situarnos mejor en cuáles son las bases, los factores clave y las distintas características que buscan las compañías cuando se hacen con nuevo personal.

Fomentar la creatividad y afán de superación

Uno de los factores que más se va a tener en cuenta para contratar nuevos trabajadores es la capacidad creativa de los candidatos y su disposición a superar los desafíos con los que se encuentren. Ante un repertorio de currículos en los que se repitan las mismas tendencias en términos de estudios o experiencia laboral, las empresas darán prioridad a los candidatos que demuestren saber amoldarse a la situación para superar la adversidad. Para ello se recomiendan soluciones creativas, personalidad victoriosa y sobre todo un carácter que implique no echarse atrás en ningún momento. Estas personas son las que tienen un mayor potencial oculto que los negocios pueden ir sacando a relucir con el paso del tiempo, por lo que al mismo tiempo son aquellas que les van a repercutir más sorpresas beneficiosas de forma progresiva.

Automatización

Todo depende del puesto y de la empresa, pero en muchos casos los procesos de contratación pueden ser interminables y derivar en un gran consumo de energía y tiempo por parte de los entrevistadores y los candidatos. Por ello otra de las tendencias de 2020 radicará en la automatización mediante el uso de herramientas tecnológicas. La intención es que los candidatos puedan simplificar muchos pasos de los procesos de selección que, en realidad, no quieren la participación de una persona real. Robots, plataformas de chat automatizadas y otros sistemas y herramientas ayudarán a que el tiempo que dediquen los profesionales de recursos humanos a hablar con los candidatos se pueda concentrar en un punto de vista más humano.

Beneficios en vez de mayores sueldos

El dinero es… dinero. Llega un momento en el que los números no importan tanto, sobre todo si estamos hablando de unos puestos de trabajo de ganancia considerable. Por ello lo que más van a buscar los empleados en 2020 son beneficios laborales. Esto es algo a lo que las empresas se están ajustando para poder responder a las tendencias y necesidades de los trabajadores. Hay algunos aspectos que interesan especialmente, como tener flexibilidad laboral, que los periodos vacacionales sean más libres y que se nos ofrezcan servicios y coberturas adicionales que hagan nuestra vida un poco más sencilla.

Confirmación de habilidades

En un momento u otro quizá hayamos pensado en «engordar» un poco el currículo con habilidades adicionales o «potenciadas» respecto a lo que podamos tener en realidad. El problema es que no solo se nos pasa por la cabeza a nosotros, sino que se trata de algo habitual y de una costumbre global frecuente. Esto lleva a que los seleccionadores tengan serias dificultades para elegir trabajadores. El miedo se encuentra en contratar a alguien que después no rendirá al nivel que se está esperando de él. Todo el proceso de contratación y despido puede ser más problemático de lo que se pueda imaginar, así que cuando se contrata a alguien el objetivo es que sea para que esa persona esté en la empresa durante un largo periodo de tiempo.

Para que no se produzcan estas situaciones, las empresas van a reforzar sus sistemas de comprobación de habilidades. En este aspecto entran en juego aplicaciones, herramientas, chequeo del pasado laboral y otro tipo de sistemas con los que los especialistas de recursos humanos van a tratar de cubrirse las espaldas o de comprobar cuáles son las habilidades reales de los candidatos.

job-interview-3410427_1280

Más diversidad

Y no nos referimos a lo que podáis imaginar. Lo que buscan las empresas es no dejar ningún frente libre en ninguno de los aspectos. Eso significa que sus plantillas no se vean anquilosadas en un perfil único. Hay muchos negocios y grandes compañías que tiempo atrás tenían como norma solo contratar jóvenes recién licenciados que aportaran juventud y energía a la plantilla. Esto hacía que sus compañías estuvieran plagadas de nuevos trabajadores recién salidos de clase y de profesionales que habían invertido toda su vida laboral en ese negocio. El resultado eran plantillas sin experiencia externa, sin conocimiento real del mundo que les rodea y sin ese contraste que necesitaban los negocios para mantenerse competitivos.

Ahora esto se va a solucionar en 2020 con la contratación de más perfiles, de más edades, de más orígenes, de más tipos de educación y más trasfondos. Importa más lo que se aporte a la empresa y que se cumplan las necesidades de la misma que la procedencia del empleado o lo que haya hecho con anterioridad. Porque quizá ese toque distinto, ese conocimiento adquirido por esa persona en sus anteriores trabajos, es justo lo que necesita la empresa para darse cuenta de algo que está fallando y que pueden solucionar.

Capacidad para el teletrabajo

Ofrecer a los empleados trabajar desde su propia casa es una cosa, pero tener seguridad en saber que van a poder hacerlo es algo muy distinto. Para afrontar el teletrabajo de una manera consistente los profesionales tienen que disponer de un gran compromiso por lo que están haciendo y ser muy serios con sus responsabilidades. En muchas ocasiones los empleados que deciden probar esta posibilidad terminan desmelenándose e invirtiendo su tiempo en cuestiones personales en vez de trabajar como deberían estar haciendo. Los departamentos de recursos humanos comprobarán experiencia previa al respecto y referencias que dejen claro que existe compromiso suficiente para poder beneficiarse del teletrabajo, algo que no deja de ser uno de los aspectos que más solicitan los profesionales en la actualidad para tener más flexibilidad laboral.

Análisis de las redes sociales

Por supuesto, las redes sociales continúan siendo un aspecto crucial para cualquier tipo de persona. Es raro que haya alguien que no tenga ni siquiera un perfil en alguna de las redes sociales principales. En el año 2020 se va a analizar más el trasfondo social de los candidatos, dado que este sirve como reflejo firme de la personalidad de los trabajadores y de lo que se puede esperar de ellos. Esto significa que no se van a poder tener perfiles ocultos con nicks, sobrenombres o nombres de cuenta que no puedan descubrirse, dado que los departamentos de las empresas solicitarán las referencias determinadas para poder visualizar los perfiles. Y como indicamos, al menos un perfil es normal que tenga cualquier persona. Si no queremos dar nuestros perfiles, lo que estaremos haciendo será interpretar a un individuo que no tiene ni siquiera una red social, lo que quizá tampoco nos ayude a la hora de obtener el puesto de trabajo.

En la actualidad lo mejor es mantener un perfil políticamente correcto en todo lo que publicamos. Si queremos tener dos cuentas en las redes sociales, una privada y otra de cara a profesionales, compañeros de trabajo o empresas, es algo que sí es recomendable. De esta forma podremos dividir aquello que creemos que es personal y privado de lo que es viable para que lo vea cualquier tipo de persona, sea cual sea la relación que tengamos con ella.

Foto: Tumisustyles66

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...