¿Ha reaccionado bien Apple despidiendo a un empleado por una filtración?

Debate sobre si Apple ha tomado la decisión correcta cuando ha despedido al ingeniero que provocó la filtración del iPhone X.

Empleado de Apple despedido

Delicado. Así es todo el tema de los secretos dentro de las compañías, de los acuerdos de confidencialidad y de los despistes. Porque todo ello metido dentro de una batidora puede dar como resultado alguno de los incidentes más traumáticos de los últimos tiempos. Y justo esto es lo que ha sucedido recientemente con la filtración anticipada del iPhone X, el smartphone que Apple lleva tanto tiempo preparando con sumo cuidado.

Pongámonos en situación como solemos hacer. Lo que ha ocurrido es tan simple como que un iPhone X en su versión de desarrollo ha sido grabado con un vídeo generosamente amplio en el que el mundo ha podido ver el móvil antes de tiempo. El vídeo ha aparecido en YouTube de la mano de una youtuber, una chica joven que hasta que ha publicado este vídeo no tenía precisamente mucha notoriedad. ¿Y cómo puede ser que haya ocurrido esto? Tan sencillo como decir que la youtuber es la hija de uno de los ingenieros que ha trabajado en el smartphone. Eso lo explica todo.

También hay que decir que Apple ha despedido a ese empleado debido a lo sucedido. Y ese es el tema del que queríamos hablar, ¿ha hecho bien la empresa del iPhone? ¿o se trata de una medida exagerada teniendo en cuenta las circunstancias?

Apple siempre ha sido una empresa firme y férrea con sus normas y obligaciones de los empleados. Cuenta la leyenda que la compañía tenía la costumbre de “encerrar” a sus ingenieros en la empresa sin dejarles salir ni siquiera para ir a casa hasta que acabaran el trabajo que habían iniciado. Y todo eso con unos controles enormes para que la confidencialidad siempre fuera máxima. Se dice mucho de la mala gestión humana que hacía Steve Jobs en la compañía, pero nadie puede negar que obtenía los resultados que necesitaba la empresa.

Hoy día Apple es una empresa más flexible en la que un ingeniero puede sacar el iPhone X del laboratorio en el que ha estado trabajando con él y llevárselo a la cafetería de la empresa. A su alrededor cientos de empleados, quizá familiares invitados, algún periodista que se puede haber dejado caer por allí y muchas otras personas que quién sabe que están haciendo o si pueden terminar echándole un vistazo al móvil en cuestión. Y entre todas ellas la hija del ingeniero se lo pide un momento y él, sin saber lo que iba a hacer, se lo presta con confianza. La chica graba un vídeo, enseña el móvil en YouTube y se convierte en el vídeo trending del momento.

Móvil de Apple

Por supuesto, la grabación del iPhone X desapareció de YouTube, pero han quedado retazos y el recuerdo de los millones de personas que llegaron a ver el vídeo durante el tiempo que estuvo publicado. La hija del ingeniero se ha disculpado en otro vídeo que ha publicado que también está teniendo cierto tirón, aunque probablemente no acabe por convertirse en estrella de YouTube ni de lejos. La cuestión es que ella se disculpa porque por su culpa han despedido a su padre, dado que la empresa no quiere permitir que estas cosas ocurran. Y lo que nosotros nos planteamos, ¿de verdad ha sido responsabilidad de la hija?

En realidad, como decíamos antes, la culpa original la tiene el padre, por sacar tan preciado objeto del laboratorio y llevarlo sin más a la cafetería de la empresa. Las medidas de seguridad y los controles de Apple se han aligerado muchísimo si un ingeniero puede llevarse un terminal tan valioso como este a la cafetería sin pasar antes por algún control de registro que deje claro que no lo lleva encima. Él mismo fue quien lo puso en peligro y quien se arriesgó a esta situación. Es posible que si su hija no hubiera estado ahí la filtración se hubiera producido de una forma muy distinta. Hay muchos factores, pero el que se podía haber evitado es claro habiendo dejado originariamente el teléfono en el laboratorio.

Se critica a Apple por el despido, pero no lo vemos tan fuera de la línea por la que apuestan las grandes empresas. Del lanzamiento de un smartphone como el iPhone X no depende solo Apple, sino miles de sueldos de los muchos empleados que han trabajado en el mismo. Hay mucha responsabilidad en este tipo de producto y en mantener la confidencialidad para asegurar su éxito en el momento de la salida. Es tal la situación que podríamos pensar que el ingeniero, en realidad, ha tenido bastante suerte por solo haber sido despedido, dado que en este tipo de situación una persona como Steve Jobs no habría dudado en sacar la artillería pesada con sus abogados para exigirle daños y perjuicios. En cualquier caso, el daño ya está hecho y el mayor impacto se lo ha llevado la imagen corporativa de Apple.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...