X

Facebook sigue perdiendo a algunos de sus grandes ejecutivos

La crisis que protagonizó Facebook en el escándalo de Cambridge Analytica ha llevado a que la empresa se tenga que acostumbrar a perder grandes ejecutivos de forma progresiva. Si bien Mark Zuckerberg ha dado pasos al frente para que ese tipo de problemas no se vuelvan a repetir y que la privacidad de los usuarios se convierta en uno de los factores determinantes en el nuevo camino de la compañía, hay muchos ejecutivos que no coinciden con la situación de la entidad y que prefieren saltar del barco. Y no porque estemos ante el ocaso de Facebook, porque todo dependerá de cómo actúe en los próximos años, sino porque en base las ideas de estos ejecutivos ya no coinciden con las de la empresa.

');

Los nombres que han ido abandonando la entidad han sido numerosos. En el pasado año 2018 se marchó Jan Koum, cofundador de WhatsApp, empresa que fue vendida a Facebook. Como vais a poder ver en las próximas líneas, se ve como una constante que muchos de los grandes ejecutivos que abandonan Facebook son aquellos que pertenecían a los negocios que la red social ha terminado comprando.

En el mismo pasado año también dejó la compañía Elliot Schrage, director de políticas, así como Alex Stamos, que actuó en el puesto de jefe de seguridad.

Rachel Whetstone, que con anterioridad había ocupado el puesto de directora de comunicaciones y que ascendió en Facebook para ser la directora de políticas públicas, también abandonó la entidad. Lo mismo hizo Dan Rose, en cuyo historial está la firma de algunas de las mejores alianzas que ha llegado a tener Facebook con otras empresas. Mike Krieger y Kevin Systrom, creadores de Instagram, también dejaron la empresa después de haberse realizado ya la venta de la misma a Facebook. Seguimos con esa misma tendencia de la que hablábamos antes.

Brendan Iribe estuvo cuatro años en Facebook después de que la red social comprara su empresa: el negocio de realidad virtual Oculus. Pero Iribe tenía unos planes distintos a los que había estipulado Facebook y las cosas no terminaron por salir bien. Antes de acabar 2018 también se marchó Neeraj Arora, lo que dejó a WhatsApp con pocas esperanzas de monetización futura. Y en 2019 se han marchado de la empresa Debbie Frost y Caryn Marooney, que ocupaban los puestos de directora de relaciones públicas y directora de comunicaciones respectivamente. El futuro, con tal fuga de talento, no parece demasiado prometedor para Facebook. Pero siempre pueden encontrar buenos fichajes en el mercado.

Foto: Simon

Categorías: Recursos humanos