Consejos para transformar a un cliente complejo en uno rentable

Hay formas de tratar con los clientes problemáticos para que acaben convirtiéndose en valores positivos para nuestro negocio.

Consejos para empresas

Cuando los clientes acuden a un establecimiento, sea del sector que sea, todos tienen un objetivo común y no es otro que disfrutar del mejor servicio. Aunque nosotros nos esforcemos en darles todas las comodidades, en muchas ocasiones no podemos evitar que surjan conflictos, puesto que hay clientes que necesitan ser tratados de una forma más especial. Son personas más difíciles de manejar, sin embargo con los trucos adecuados podemos convertirlos en clientes muy rentables. ¿Quieres saber cómo?

Conocer sus necesidades

Aunque muchos de estos clientes, denominados complejos o problemáticos, pueden llegar a ser un problema, debemos pararnos a pensar si en realidad son así porque no encuentran en nuestro negocio lo que necesitan. Para mejorar esta relación debemos analizar su perfil y estudiar cuáles son sus verdaderas necesidades.

Atenderlo de forma más personal

A todos nos encanta tener una atención personalizada, pero te aseguramos que con este tipo de clientela esto se vuelve una necesidad. Para mejorar vuestra relación atiéndelo personalmente y sobre todo fija una hora y una fecha para concertar una cita con él, o bien en persona o de forma telefónica. Que note que te preocupa su situación.

Decir adiós a los conflictos

Esto puede llegar a ser una tarea laboriosa, pero a medio plazo quizás nos dé muy buenos resultados. Infórmate bien de cuál es el origen del conflicto con ese cliente y utiliza todas las técnicas necesarias para que se elimine lo antes posible. Por supuesto, ofrécele seguridad y todas las garantías para que ese cliente cree un clima de confianza contigo.

¿Cómo nos comunicamos con ellos?

Hoy en día existe una gran variedad de canales de comunicación que nos permiten contactar con el cliente pero ¿estamos utilizando los adecuados con estos clientes indeseables? Eso es lo que debemos averiguar, no hay que descartar la idea de que quizás ese cliente se comporta de esa manera porque no sabemos comunicarnos con él adecuadamente. Por tanto, elige un buen canal de comunicación y entérate bien de qué es lo que quiere ese cliente y cómo lo quiere.

Una retirada a tiempo es una victoria

En el caso de que hayamos quemado todos los cartuchos que conocemos y la relación con el cliente indeseable siga igual, lo mejor que podemos hacer es echarnos a un lado. Lo ideal en estos casos es dejar que se enfríe un poco todo y luego retomar esa relación para poder mejorarla.

Foto: rawpixel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...