Consejos para que mejores la relación con tus superiores

Os damos algunas ideas que os ayudarán a que la relación que tenéis con vuestros superiores mejore en el entorno laboral.

laptop-2561221_1280

Por mucho que seamos emprendedores seguro que hay alguna persona a la que le rendimos cuentas. Un inversor, un socio e incluso a nuestros propios clientes, a quienes respetamos y tratamos con el máximo de los cuidados. Por ello es importante que sepamos cómo tratar de una manera más conveniente con nuestros superiores, jefes o con otras personas a las que respetemos en nuestro entorno laboral. En ocasiones poner un poco de esfuerzo por nuestra parte puede llevar a que una relación mejore tanto que a partir de ahí se consigan grandes cosas. ¿Queréis saber cómo podéis mejorar esta relación?

Reúne información y úsala

El conocimiento es poder. Eso es algo que se aplica en todos los ámbitos de la vida, del trabajo y de cualquier entorno en el que nos encontremos. Cuando nos referimos a la relación que tenemos con nuestros superiores, la información nos puede ayudar en gran manera. ¿Qué es lo que le preocupa a esta persona? ¿cuáles son sus preferencias y sus ideales? ¿conectamos con los deseos de su forma de trabajar o tenemos que hacer cambios para que le satisfagan y que así la relación mejore? Tenemos que fijarnos en todo, analizar, reunir información y saber aplicarla después de una manera práctica.

No decimos que tengáis que cambiar vuestra propia forma de ser, pero en ocasiones hay muchos pequeños detalles que podemos tener en cuenta para hacer a las demás personas felices y que a nosotros no nos suponen ningún tipo de esfuerzo o problema. Si a nuestro superior le gusta que cuando llegue a la oficina las ventanas estén abiertas y a nosotros nos da igual tenerlas abiertas o cerradas, ¿qué dificultad hay en poner una sonrisa en su cara y ayudarle a comenzar el día de manera más satisfactoria?

No te limites a las peticiones

Esto es algo en lo que caemos muchos de nosotros: nos conformamos con lo mínimo. Normalmente depende del estado de ánimo, de la ambición que tengamos y de circunstancias externas. Si nuestro superior nos pide realizar la configuración, de por ejemplo, dos servidores para que funcionen de una manera más o menos conveniente, lo hacemos y nos quedamos ahí. Pero si en vez de configurarlo para que todo se limite a funcionar, pulimos la configuración y hacemos que el rendimiento sea excelente, la impresión que vamos a causar va a ser mucho más positiva. Y en realidad, es frecuente que ir un poco más allá de lo que nos han pedido no nos lleve tanto tiempo extra como pudiéramos pensar. Sobre todo porque lo que hace que estemos animados y motivados es que trabajemos antes y con mayor precisión, por lo que seguramente el volumen de tiempo empleado sea muy similar.

suit-869380_1280

Hazte valer para ganar su confianza

Para que una empresa funcione de forma conveniente es necesario que exista una relación de confianza entre todas sus piezas. Esta confianza nos la tenemos que ganar y se aplica en todos los frentes, no solo con las personas con las que trabajamos, sino también con nuestros clientes. A ellos les tenemos que demostrar que pueden confiar en nosotros para realizar cualquier tipo de tarea que nos encomienden, lo que hará que poco a poco nos ganemos su confianza y que todo funcione con mucha más fluidez.

Pon tus propios límites

Aunque parezca contradictorio es importante que demostremos a nuestros superiores que tenemos carácter y que somos una persona que se organiza de una forma adecuada. Esto significa que si recibimos peticiones que se salen de lo que entendemos como normal y que sabemos que nos van a llevar a sufrir una situación de inestabilidad, tendremos que posicionarnos firmes y decir que no. No es malo decir que no siempre y cuando exista una justificación y podamos demostrar que si estamos rechazando algo es por el bien común del producto, de la empresa o del servicio que proporcionamos.

Adiós a las quejas y las malas caras

La lógica de este punto es enorme, pero hay muchas veces en las que nos olvidamos de ello. Para que exista una buena relación entre las personas siempre se recomienda que intentemos tener una sonrisa en la cara, que emanemos buenas vibraciones y que intentemos que todo sea lo más cordial posible. Si nos quejamos y ponemos malas caras, incluso si existe cierta justificación en lo que nos ha provocado esos sentimientos, lo único que estaremos haciendo será crear un entorno más complicado y problemático a nuestro alrededor. Por ello habrá que intentar buscar solución a lo que nos moleste o preocupe, pero tratando siempre de hacerlo desde un punto de vista positivo y lleno de optimismo.

En realidad, en la vida, tanto personal como profesional, prácticamente todo tiene solución. Antes o después encontraremos la forma de hacer que todo funcione correctamente y de ser felices.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...