Consejos para organizar una cena de Navidad con éxito

Os damos algunas recomendaciones de cómo organizar la cena de Navidad sin que nada salga mal.

dinner-3175664_1280

Estamos pasando del tiempo de descuento para organizar cenas de Navidad, porque salvo alguna empresa que aproveche en final de año, posiblemente todas las hayan celebrado ya. No obstante, nunca es tarde para comentar algunos detalles sobre la organización de estas cenas que nos permitan salir bien parados el próximo año. Porque ya se sabe que es frecuente que estos eventos no complazcan a todos los participantes y que sirvan como caldo de cultivo para todo tipo de críticas y malos rollos.

Las cenas de Navidad hay que reconocer que representan un concepto que se ha ido quedando en desuso con el paso de los tiempos. En el pasado eran la mejor oportunidad para hacer team building y reforzar la buena relación entre los distintos trabajadores de una empresa. Pero en las últimas décadas se han generado muchas más maneras de ayudar a que el equipo esté más unido y trabaje en armonía, como comidas en grupo en distintos momentos del año en las que se aprovecha para realizar actividades como sesiones de paintball u otras actividades.

Aún así, somos conscientes de que se continúan organizando las cenas y que en ocasiones pueden ser una auténtica pesadilla para quienes se encuentran al frente de las mismas. Por eso vamos a daros algunas claves en las que podéis apoyaros si tenéis esta responsabilidad.

Cuidado con lo de dar premios

Avisamos que estamos habituados a leer guías en las que se proporcionan algunos consejos con los que no terminamos de estar de acuerdo. Por lo que este artículo no va a ser otra copia de los que habréis leído en mil ocasiones. Por ejemplo, se recomienda de forma habitual repartir premios entre los empleados, dando como idea que demos premios a cosas graciosas como «el más dormilón», «el que atasca siempre la fotocopiadora» y otras posibilidades del estilo. A nosotros esta idea nos parece más propia de las descabelladas locuras de Michael Scott, el personaje que gestiona la empresa Dunder Mifflin en la serie de televisión The Office. Todos los que hayan visto la serie recordarán perfectamente cómo terminaba la idea de repartir premios graciosillos entre los empleados.

Lo que sí podemos hacer es repartir premios que sean educados y que remarquen las características positivas de algunos de los empleados. Por ejemplo, el más madrugador, el que más tiempo está en la oficina, el más detallista o el que antes responde al teléfono cuando suena. Estos premios también pueden ser graciosos, pero miran lo mejor de las personas que trabajan en la empresa y no buscan ridiculizarlas. Por otro lado, tengamos en cuenta que es preferible que los premios estén determinados por un comité en vez de permitir que se hagan votaciones. No son las elecciones generales, no hay que darle tanta relevancia en el desarrollo de la cena. Que el reparto de premios ocupe diez o quince minutos a lo sumo será más que suficiente.

christmas-dinner-4712245_1280

Pongamos comedia para todos

Una buena idea para que la cena comience de forma distendida es contratando a un monologuista para que haga una de sus charlas divertidas que pueda hacer reír a todo el mundo. Es importante que apostemos por un profesional cuyos temas sean universales y que no resulten ofensivos, dado que no es nuestra intención causar molestias o enfados entre los participantes. En lugar de eso será mejor que el monólogo toque temas que puedan hacer reír a todo el mundo de una manera global.

Montaje fotográfico

Si queremos dar un pequeño discurso sobre el desarrollo de la empresa, o lo da el jefe u otro profesional de la misma, podríamos terminar el mismo con una presentación en pantalla-proyector de un montaje fotográfico. Hay varias ideas que se pueden tener en cuenta en este sentido y que es posible que proporcionen buenas opiniones. Una de las ideas es mostrar fotografías que resuman el año en cuanto a lo que ha hecho la empresa, como eventos, distintos actos en los que ha participado o similares. Esta es una forma interesante de hacer balance y de darnos un abrazo colectivo que siempre va bien cuando hemos hecho un buen trabajo.

Otra buena posibilidad es que el montaje fotográfico muestre imágenes de los empleados que están en plantilla cuando eran jóvenes. Esto siempre nos da tema de conversación después y puede ser una forma muy graciosa de conectar mejor entre los distintos compañeros. Eso sí, nunca nos debemos olvidar a nadie, aunque existe la posibilidad de que haya personas que no quieran mostrar sus fotos antiguas, por lo que tendremos que respetar sus deseos. Y en último lugar, la tercera posibilidad si hablamos de montajes fotográficos es la de crear una sucesión de imágenes en las que aparezcan los hijos de los empleados que hayan nacido a lo largo de los últimos doce meses. Esta también puede ser una manera tierna de conectar a nivel corporativo.

¿Cómo repartimos los asientos?

Esta es otra de las grandes dudas que se producen cuando organizamos una fiesta: ¿cómo repartimos los asientos? Si lo hacemos nosotros, es posible que haya personas que no se sientan cómodas durante la cena, porque quizá tengan que sentarse al lado de alguien con quien no tengan relación. Pero si dejamos que cada persona elija, es posible que se formen grupos reducidos y que el evento no sirva como acción para crear un mayor vínculo a nivel corporativo. En cualquier caso, la elección es complicada y quizá deberíamos tomarla teniendo en cuenta las características de nuestra propia plantilla y de las necesidades que tenga el negocio. Siempre va a ser una decisión complicada, por lo que debemos sopesar los distintos aspectos antes de decidirnos.

christmas-581754_1280

Elegir un buen menú

La comida es parte esencial de la cena, por lo que nos tenemos que asegurar de que todo el mundo está satisfecho con ella. Una buena idea que podemos tener en cuenta es no optar por la típica opción del menú consistente en varios platos con su postre y su proceso ceremonial al cual estamos tan habituados. En lugar de ello podemos contratar un servicio de catering que sirva la comida en distintas rondas y que vaya recorriendo el lugar donde se organice la cena, para que cada uno de los participantes coma lo que quiera, al ritmo que se lo permita su estómago o la conversación y sin sufrir ningún tipo de presión. Esta opción se está poniendo cada vez más de moda por la forma en la que deja que cada persona vaya a su ritmo y que no se tenga que complicar.

Música y desarrollo de la cena

Por último, pensemos en cuál va a ser el desarrollo de la cena, el enfoque de la misma, si queremos que sea un momento tranquilo en el que conversar o si buscamos que todo el mundo se divierta con un poco de música. El enfoque de la cena estará muy influido por el propio enfoque de nuestra empresa, por los rangos de edad, las costumbres y sobre todo el espíritu que se respire en el trabajo cada día. Una empresa que pasa por un buen momento será más dada a la celebración con música que una que, por ejemplo, recurre a la cena de Navidad como medida desesperada de mejorar las relaciones entre empleados y negocio.

Foto: Anrita1705TJENAvivienviv0

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...