¿Y si una técnica anti-estrés nos termina estresando? ¡Supervivencia del emprendedor!

Muchas personas se refugian en los comportamientos de seguridad cuando sufren estrés, pero en realidad no es algo recomendable.

Evitar estrés

A lo largo de nuestras vidas en algún momento todo el mundo hemos pasado por una situación que nos ha provocado ansiedad, sobre todo si somos emprendedores. Y es por ello que ese momento se queda grabado en nuestra mente y nosotros mismos creamos anticuerpos de esas situaciones para no volver a repetirlas. Los expertos los llaman comportamientos de seguridad, es decir patrones rutinarios que muchos de nosotros llevamos a cabo para acabar con el estrés que hemos experimentado en cualquier situación diaria. Si bien algunos comportamientos de seguridad pueden ayudarnos a acabar con esa ansiedad provocada, la mayoría de ellos son totalmente contraproducentes y realmente lo que están haciendo es que tengamos aún más ansiedad que antes.

¿Te parece increíble? Puede que la teoría te chirríe un poco en los oídos, pero tenemos que decirte que no todos los comportamientos de seguridad son 100% efectivos. Es por ello que los expertos en el tema aconsejan que los eliminemos cuanto antes de nuestra rutina diaria. Eso sí, no podemos hacerlo de golpe y porrazo, sino de forma progresiva. Cada uno de nosotros nos creamos nuestros propios comportamientos, aunque a continuación vamos a explicarte algunos de los más comunes que deberíamos dejar de lado para continuar con nuestras vidas sin ningún tipo de estrés. ¿Qué comportamientos de seguridad son erróneos?

Evitar algunos alimentos

Seguro que recuerdas aquella vez que tomaste un alimento en concreto y te dio literalmente el día. Sí, esa comida que estabas deseando tomar y sin embargo te produjo un malestar en el cuerpo (principalmente en el estómago) que no olvidarás en la vida. Si te has visto alguna vez en esta situación, es más que probable que le hayas cogido un poco de “fobia” a ese alimento en concreto y por tanto cada vez que lo ves intentas evitar comerlo a toda costa. Más allá de las alergias o intolerancias que se puedan tener (cosa que es inevitable y tendremos en ese caso que olvidarnos de ese alimento), muchos de nosotros eliminamos de nuestra dieta ciertas comidas por miedo a volver a pasar ese mal rato. Pero ¿estamos actuando correctamente? En realidad no. Así nos lo dicen los expertos. Según los especialistas el evitar ciertos alimentos lo único que está haciendo es acrecentar nuestro miedo y en consecuencia también aumenta nuestro estrés. Por ello se aconseja que vayamos incluyendo ese alimento poco a poco en nuestra comida diaria hasta hacerlo uno más dentro de nuestra alimentación, sin que tenga ningún tipo de connotación negativa al respecto.

El estrés

¿Te colocas cerca de las salidas?

Algunas personas cuando acuden a un gran evento donde se concentra una multitud suelen inspeccionar el lugar y reconocer aquellos rincones que están cercanos a las salidas o incluso a los baños. En el caso de que te agobie un poco eso de estar entre muchas personas, seguro que consideras esta práctica como una solución perfecta, pero la verdad es que no es del todo aconsejable. Si decides colocarte en estos lugares al final alimentarás tu ansiedad rápidamente. ¿Por qué?, pues porque por un lado tendrás tu agobio de estar entre la multitud y por otro estarás pensando continuamente en los metros que te separan de esa salida, el claro ejemplo del “por si acaso ocurre algo ya tengo por dónde escapar”. ¡Error total! ¿Cómo lo evitamos? El truco está en ir alejándote de esas salidas durante cortos periodos de tiempo. Aumenta esos periodos de forma progresiva hasta que finalmente te encuentres a gusto en todo el meollo del evento.

Conexión directa con algunos objetos

¿Quién no lleva en el bolso unas gafas de sol, una aspirina o incluso una botella de agua?, todo ello sin olvidar un elemento que se ha vuelto esencial en nuestra vidas: el teléfono móvil. Estos objetos también son un claro ejemplo del “por si acaso” y no podemos salir sin ellos a la calle. Pero en el momento en el cual se nos olvida alguno de ellos nuestra ansiedad aumenta considerablemente. Creamos una dependencia total y por tanto también ese miedo a no estar protegidos en cierta manera. Nuestra ansiedad aumenta debido a que nos obligamos a llevar todas esas cosas y en muchas ocasiones no son tan necesarias como creemos. ¿Qué hacemos para acabar con este estrés? Ponte a prueba. Sal de casa a sitios cercanos sin alguno de estos elementos y poco a poco ve más lejos de tu vivienda o de tu zona de confort sin ellos. Seguro que en un tiempo ni siquiera notarás su ausencia.

Reducir la ansiedad

“Yo no voy a esa hora… ¡que hay mucha gente!”

En efecto. Necesitas ir a comprar a unos grandes almacenes (por ejemplo) y sabes que a ciertas horas del día el centro comercial se pone a tope. Quieres evitar totalmente encontrarte con una multitud en el establecimiento y lo que es aún peor, esas largas colas de tráfico que se montan en las horas punta. Sí, sabemos que todas estas situaciones pueden llegar a ser muy estresantes, pero ¿has pensado alguna vez que esa ansiedad puede aumentar por el miedo a encontrarnos con todo ello? Así es. No podemos estar huyendo constantemente de este comportamiento, motivo por el cual debemos aprender a lidiar con situaciones de este tipo y saber enfrentarnos a ellas. La solución es bastante sencilla: intenta acudir a estos establecimientos en horas punta. Hazlo primero con moderación y luego de forma progresiva vas aumentando la frecuencia de tus visitas. Al final te moverás como pez en el agua incluso cuando no quepa ni un alfiler y el tráfico será pan comido para ti.

Llevar siempre una mano amiga

Es muy fácil acudir a un evento o una fiesta con algún acompañante, porque así sabes que nunca te encontrarás solo y tendrás siempre a alguien con quien charlar. Lo habitual es ir a sitios con algún amigo o familiar, lo cual aunque no tiene porqué estar del todo mal, al final es contraproducente. Decimos esto porque seguro que terminas encerrándote en tu mundo con tu acompañante y no llegas a conocer al resto de personas que están allí. No es una práctica demasiado positiva, puesto que hablar con otras personas siempre nos enriquece. Así que lo mejor que puedes hacer es intentar alejarte de tu acompañante poco a poco. Puedes empezar manteniendo una charla corta con alguien durante 5 o 10 minutos y terminar por ser el auténtico rey de la fiesta conociendo a todos los allí presentes. Se te quitará el miedo escénico y te sentirás mucho más cómodo sin la necesidad de llevar a tu lado una mano amiga siempre.

Como puedes observar, este tipo de comportamientos de seguridad son muy comunes en la mayoría de personas. Quizás tú ya hayas experimentado alguno y creas que estás obrando bien para acabar con esa ansiedad que tanto te está matando. Ya te lo hemos explicado: esto es un error. La mayor parte de estos comportamientos son contraproducentes y terminan por provocarnos una ansiedad mayor de la que teníamos. Así que si quieres acabar con ese miedo no dudes en llevar a cabo los trucos que te hemos comentado y elimina el estrés y la ansiedad por completo de tu vida. Seguro que en poco tiempo notas la diferencia y disfrutarás de un día a día mucho más agradable en todos los sentidos.

Foto: ComfreakGraehawkMasimbaTinasheMadondo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...