Stampydoo nace con 700.000 euros bajo el brazo

Siguiendo la filosofía de los programas de fidelización de las compañías aéreas, esta aplicación ofrece el mismo formato a comercios de pequeño tamaño.

stampydoo

Los grandes emprendedores no se limitan a alumbrar una única idea, sino que están en permanente búsqueda de nuevas propuestas para sorprender en el mercado. Por consiguiente, cada vez es más habitual que los creadores de alguna startup o proyecto empresarial innovador desarrollen a su vez una segunda o tercera idea igualmente notable. Este es el caso de Gerard Olivé y Miguel Vicente, desarrolladores de Berepublic y Letsbonus respectivamente. Ambos emprendedores han vuelto a unir sus caminos con un nuevo proyecto llamado Stampydoo.

Stampydoo se presenta como una aplicación que permite a las empresas, mayormente, a las tiendas y a los comercios, premiar la fidelidad de sus clientes. Inspirándose en los puntos que conceden las compañías aéreas, la nueva startup crea un marco de descuentos y premios acumulados en el que las ofertas puntuales quedan desechadas en favor de planes de fidelidad más amplios. Dicho de otro modo, Stampydoo ofrece a las empresas la gestión de programas que ponderan las compras que un cliente realiza en un comercio con vistas a valorar esta confianza en el futuro.

Una de las grandes noticias que han acompañado el nacimiento de esta aplicación es la suculenta inversión que ha cosechado para su puesta de largo. La reputación de sus fundadores ha sido determinante para que Stampydoo lograra 700.000 euros de inversión inicial, un capital muy considerable al que se suma otra inversión de 450.000 euros exclusivamente para la publicidad y las tareas de marketing. Grupos mediáticos de la talla de Zeta (El Periódico), Vocento (ABC y numerosos diarios regionales) o Godó (La Vanguardia) han participado en esta segunda ronda.

Cabe destacar que la relación entre Olivé y Vicente ya ha sido puesta a prueba con otros proyectos conjuntos y que los resultados han sido muy notables. Hablamos, principalmente, de Wallapop, la aplicación de compraventa de artículos de segunda mano que busca convertirse en una alternativa española a Ebay. Como puede verse, ambos emprendedores sienten una pasión especial por los negocios relacionados con el comercio. Su firma conjunta de desarrollo de proyectos empresariales es Antai Bai.

Vía: Loogic.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...