¿Sale rentable instalar la oficina en casa?

Siguiendo una serie de sencillos consejos podremos reducir notablemente los gastos de acondicionar un despacho para trabajar desde nuestro domicilio.

autoempleo

El autoempleo se ha convertido para muchos españoles en la única forma de mantener su actividad laboral al margen de las empresas que, vez tras vez, les cierran las puertas por las dificultades del contexto actual. En cualquier caso, montar un negocio a distancia por nuestra cuenta y riesgo tiene evidentes ventajas y no pocos inconvenientes. Uno de los hándicaps más recurridos es el de la dificultad de concentrarse y la ausencia de los medios necesarios para solventar distintas situaciones.

La mejor solución, montar una suerte de oficina en casa. No obstante, llegada la hora de echar cuentas muchos pueden desterrar esta idea habida cuenta de los gastos que conlleva. Unos costes que pueden minimizarse siguiendo consejos muy elementales. De entrada, no hay que aspirar a recrear en nuestro domicilio una oficina al uso, con todos sus elementos y espacios. Hay que centrarse, al menos en un primer momento, en aquello esencial, que pasa por incluir un ordenador relativamente potente, un buen escritorio, conexión telefónica y a Internet y varios archivadores.

Es más, existen varios tipos de contratos de telefonía móvil para autónomos que pueden resultarnos muy interesantes, ya que probablemente nos compense eliminar la línea fija aunque esta suele incluirse en condiciones muy ventajosas junto a la factura de Internet. Respecto al mobiliario, conviene no optar por piezas especialmente voluminosas, ya que además de encarecer el presupuesto provocan cierta sensación de asfixia en los espacios más reducidos. Igualmente, resultan preferibles los acabados en tonos claros y con formas rectas por la serenidad y tranquilidad que transmiten.

Y es que, la rentabilidad no puede medirse en términos estrictamente económicos, ya que, si todo marcha según lo previsto, vamos a pasar mucho tiempo en nuestro nuevo despacho casero. Un último detalle que puede reducir sensiblemente la factura es la posibilidad de acceder a ciertas desgravaciones fiscales específicas para este tipo de gastos. En la web de Hacienda encontraremos los modelos de formularios con los que notificaremos formalmente al Ministerio esta situación, pudiéndonos desgravar el IVA y el IRPF según el tipo de negocio.

Vía: Emprendedores.es

Foto: collegedegrees360

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...