¿Qué podemos aprender del fracaso de Wazypark?

Wazypark fue una de las startups más prometedoras de España, pero se ha terminado colapsando por una mala previsión.

App para aparcamiento

En nuestro país se ha convertido en una tónica habitual que nos encontremos con startups que intentan obtener grandes rondas de inversión para hacer realidad sus proyectos. ¿Pero qué hay detrás de estos procesos? ¿qué se debe tener en cuenta cuando iniciamos uno de estos negocios que pueden obtener el éxito gracias al apoyo financiero de terceros? El ejemplo de lo ocurrido en los últimos días con la startup Wazypark puede ser clave para que no cometamos errores con nuestro propio negocio.

Wazypark ha estado activa algo más de dos años y en este tiempo no solo ha obtenido una gran repercusión entre los inversores, sino también entre los usuarios. Avalan el recorrido de la app más de 600 mil personas que se han registrado en el servicio y millones y millones en financiación procedente de distintos inversores.

Pero varios problemas han impedido que Wazypark alcance la estabilidad y en cierta manera ha sido víctima de su propio éxito. Lo vemos debido a la situación en la cual se encuentra ahora, en medio de un preconcurso de acreedores y con disputas con los inversores, especialmente con los últimos que entraron en los meses a participar en la entidad.

¿Cuál ha sido el gran obstáculo que ha encontrado Wazypark en su proceso de crecimiento y establecimiento de negocio? Principalmente podemos ver dos grandes problemas. El primero de ellos es que la compañía ha pecado de ser demasiado ambiciosa. Comenzó a recaudar dinero a diestro y siniestro de multitud de vías, aumentó plantilla de forma desproporcionada y después siguió buscando más y más financiación por parte de todo tipo de inversores. Llegó un momento en el que se acumulaba tanta inversión y tantas deudas derivadas de ella que era difícil dar cuentas a los inversores en proporción al apoyo que habían dado.

El segundo gran problema derivaba del primero: no existía un sólido modelo de negocio. La app que había creado Wazypark era inteligente y útil. Ayudaba con la búsqueda de aparcamiento en las ciudades. Era una genialidad, una buena propuesta que era raro que no obtuviera una buena repercusión entre los ciudadanos. Y la tuvo, triunfó entre multitud de personas. Pero se descubrió a posteriori que realmente no se habían asentado los muebles de la fuente de ingresos. Así que la empresa tenía éxito, pero no ingresaba dinero. ¿Cómo mantenerla a flote? Se probaron distintas opciones, pero ninguna de ellas llegó a ser suficiente. Ahora la situación es irreparable.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...