Polémica entre autónomos por la tasa de residuos

El Ayuntamiento de Barcelona emite facturas con carácter retroactivo a comercios y autónomos que no pagaron la tasa en su momento

Los trabajadores autónomos y los comercios de la ciudad de Barcelona están más que indignados contra el Ayuntamiento debido a la llamada tasa de residuos. Y es que son muchos los profesionales que han abierto sus facturas y se han encontrado con sumas estratosféricas, que en muchos casos superan los 500 euros. ¿La razón? Se trata de un pago con efectos retroactivos de unas cuotas que no se pagaban desde 2007. Ahora, son muchos los que afirman desconocer la existencia de dicha tasa y se muestran más que reticentes a pagar. Sobre todo, aquellos autónomos que trabajan desde casa y cuya actividad se centra en los medios telemáticos. Ellos, aseguran, no generan residuos.

Recogida de residuos en una zona comercial de Barcelona / Getty Images

El Ayuntamiento, sin embargo, tiene una opinión diferente. Argumenta que es su obligación cobrar la tasa de residuos ya que lo establece la ley de 2003, por la cual todos los titulares de una actividad comercial deben asumir dichos costes. La lista de ‘morosos’ ha salido a la luz cuando se han cruzado la base de datos sobre las actividades comerciales dadas de alta que posee el Ayuntamiento de Barcelona con datos de la Agencia Tributaria. De este modo, aquellos que a sabiendas o por desconocimiento habían eludido el pago de las tasas, han pasado a formar parte de una lista negra.

Junto con los comerciantes que desconocían la tasa de residuos se encuentran aquellos que la consideran abusiva. Los autónomos cuyo trabajo se desarrolla a través de medios telemáticos afirman no generar residuo alguno y piden que se les declare exentos de este impuesto. El Ayuntamiento defiende que la exención no es una posibilidad ya que toda actividad profesional genera residuos, aunque éstos sean menores, y ya existe un decálogo de profesiones declaradas como ‘generadoras mínimas’ cuya cuota no llega a los 100 euros anuales.

Según recoge El País, los costes de recogida y transporte de residuos en la ciudad condal fueron de 27,1 millones de euros durante 2009. Los ingresos de los contribuyentes ascendieron a los 18,6 millones. Con lo que, según afirma el Consistorio, sólo se cubrió en 68% del coste del servicio. Los autónomos, por su parte, se quejan de que sólo aquellos profesionales cuya actividad está dada de alta deben cargar con el peso de esta cuota a todas luces polémica.

Foto por abondancieri en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...