Las modificaciones fiscales de 2011

Consulta las nuevas condiciones para pequeñas y medianas empresas

El 2011 trae consigo algunas modificaciones fiscales de gran importancia para las empresas que debemos conocer. La primera de ellas concierne a algunas deducciones, que desaparecen en 2011. Hablamos de las rebajas por formación profesional, exportación, inversiones medioambientales y un largo etcétera, que ya no podrán ser aplicadas al impuesto de sociedades.

En cuanto a la amortización, el Real Decreto-ley 13/2010, de 3 de diciembre, modifica la D.A. undécima del TRLIS, permitiendo la libertad de amortización sin necesidad de cumplir con el requisito de mantenimiento de empleo, para determinadas inversiones que se realicen a partir del 1 de enero de 2011 y hasta 2015 inclusive. Por otro lado, el Real Decreto-ley 13/2010 estableció en su día un régimen transitorio por el cual las inversiones hechas factibles entre el 3 de diciembre de 2010 y el final de ejercicio podrían amortizarse libremente a partir de 2011 sin necesidad de mantener el empleo.

2011 se abre con modificaciones en materia fiscal.

También hay noticias para las pequeñas y medianas empresas. Y es que a partir del ejercicio 2011, la cifra de negocios del ejercicio anterior que permite aplicar el régimen fiscal especial de pymes, se incrementa de ocho a 10 millones de euros. De igual forma, se establece que, en determinados supuestos, las sociedades que hayan sido pymes para más tarde dejar de serlo, podrán seguir aplicando este régimen durante los tres periodos impositivos siguientes. Por otro lado, se incrementa de 120.202,41 euros a 300.000 euros el importe de la base de las pymes a la que es de aplicación el tipo reducido del 25%.

En cuanto a las microempresas, esto es, aquellas sociedades con negocios inferiores a cinco millones, una plantilla de menos de 25 empleados y que mantengan el empleo, también se incrementa de 120.202,41 euros a 300.000 euros el importe de la base imponible sobre la que es de aplicación el tipo reducido del 20%, en lugar del 25% aplicable a este tipo de empresas.

Otro de los cambios sustanciales para las empresas es lo que concierne al porcentaje mínimo de participación para que una sociedad se considere como sociedad, dependiente a efectos del régimen de consolidación fiscal. Dicho porcentaje se reduce de un 75% a un 70%. Eso sí, siempre que la participación se produzca a través de una sociedad cotizada. Por otro lado, y a partir del 1 de enero de 2011, las empresas tienen la obligación de recibir por medios electrónicos notificaciones e informaciones de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.

Cuando se produzcan operaciones de reestructuración fiscal amparadas bajo el régimen fiscal especial de reestructuraciones empresariales, y éstas tengan como consecuencia una reducción del porcentaje de participación a menos del 5%, pero no menos del 3%, se establece de forma temporal (durante tres años desde la operación de reestructuración) la posibilidad de aplicar la deducción por doble imposición plena por los dividendos percibidos de sociedades españolas. Eso sí, siempre que se cumplan determinados requisitos.

También hay novedades para aquellos que se lancen a la innovación. A raíz del proyecto de Ley de Economía Sostenible, se prevé incrementar al 12% las deducciones por actividades de innovación tecnológica. Igualmente, las empresas se podrán beneficiar, en determinados supuestos, de la deducción por inversiones medioambientales, estableciendo un porcentaje de deducción que se sitúa en el 8%.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...