Las grandes ventajas de trabajar en un centro de coworking

El coworking se convierte en una de las opciones más recurrentes entre los emprendedores que buscan un lugar donde trabajar.

Coworking entre varias personas

El coworking ha sido uno de los fenómenos que más se han extendido en los últimos años, llegando a obtener una relevancia enorme en el día a día de emprendedores y startups por igual. Ha llegado a ser la toma de contacto perfecta para muchas personas que querían introducirse en el mundo profesional con una buena idea, pero a las que les faltaban medios, soporte y algo de apoyo para poder llegar a conseguirlo.

No obstante, es cierto que el coworking ha sido protagonista de numerosos debates y de enfrentamientos acerca de si realmente es tan recomendable como se puede imaginar o si es mejor ignorarlo y optar por otros medios de trabajo más recluidos. Hoy vamos a hablar de las ventajas que existen en relación a la adopción del coworking como filosofía de trabajo, pero en un artículo próximo nos colocaremos en el lado opuesto con la misión de ver cuáles son las desventajas que tiene. De esta manera estaremos en mejor posición de llevar a cabo una conclusión acerca de si el coworking es lo que nosotros en nuestro caso específico necesitamos o no.

Las ideas fluyen

El mundo que nos rodea nos inspira y nos proporciona ideas. Eso es algo que nadie puede negar y que nos ayuda en nuestro día a día en cualquier tarea que emprendamos. Si hablamos de trabajo, de crear, de dar forma a todo lo que podamos imaginar, es bueno que a nuestro alrededor haya otras personas e individuos que nos permitan inspirarnos y que las ideas fluyan.

La interacción que realizamos con los coworkers con los que compartimos espacio de trabajo es lo que puede ayudarnos a tener nuevas ideas y descubrir aspectos del negocio que quizá no hubiéramos tenido en cuenta en otro momento. Tenemos que pensar que como personas humanas no podemos pretender ser expertos en absolutamente todo, por lo que la interacción con otros coworkers nos permitirá aprender y ver cosas que a nosotros se nos habrán escapado. Una forma de llegar a tener grandes ideas es relacionarnos con los demás y dejar que el mundo nos apoye de esta manera.

Motivación y responsabilidad

Hay muchas personas a las que les falta rutina y dedicación para poder mantenerse firmes ante una responsabilidad como supone el emprendimiento. No hay que criticar a nadie por ello, dado que es más frecuente de lo que podamos imaginar. Si no tenemos algo que nos empuje y nos motive quizá dejemos nuestras ideas a medias por el camino. Asistir a un centro de coworking nos motivará porque conectaremos con otras personas que estarán en nuestro mismo caso y con las que trabajaremos a diario por mucho que cada una esté dedicándose a su propio negocio. Tener este tipo de rutina ayuda a que crezca el compromiso y la responsabilidad de saber que cada día hay que seguir trabajando duro para salir adelante.

así es el coworking

Flexibilidad máxima

Otro de los beneficios del coworking es que tenemos la flexibilidad que requieren los emprendedores y autónomos, pero sin la necesidad de sufrir los efectos secundarios de esto. Por lo tanto, podemos ir a la oficina de coworking siempre que queramos o que lo necesitemos, ayudando a que nuestra agenda se vea perfeccionada y que podamos delimitar mejor nuestros procesos de trabajo. Esto también nos lleva, como decíamos, a que no suframos los problemas de trabajar en casa, que vienen a estar relacionados con la forma en la que no aprendemos a desconectar de nuestra responsabilidad. El tener un espacio de coworking hará que sepamos dividir trabajo y vida personal de una forma más eficiente.

Tranquilidad para trabajar

Entre los problemas de los emprendedores más destacados encontramos que a veces no consiguen tener la concentración suficiente para realizar su trabajo debido a los elementos que les molestan o distraen en su casa. Los niños, los ruidos, el estar en un espacio que relacionamos con otras facetas de la vida… pueden ser factores que hagan que nuestro ritmo de trabajo no sea el conveniente y que llevemos a no trabajar tanto ni de forma tan concentrada como nos gustaría. En un espacio de coworking dejamos las distracciones personales a un lado y nos dejamos absorber por el trabajo y nuestros proyectos.

Formación multicanal

Nos encantan los centros de coworking porque también son lugares en los que se puede aprender muchísimo. Siempre hay cursos o talleres impartidos por expertos que comparten sus conocimientos con aquellas personas que quieren llegar a un siguiente nivel en determinados aspectos profesionales. De esta forma se pueden obtener nuevos conocimientos que harán que sea posible afrontar nuevos retos y llevar los negocios de los emprendedores mucho más lejos.

Ahorro económico

En comparación con el alquiler de una oficina completa este tipo de centros proporcionan la ventaja de no ser tan caros y de simplificar mucho los procesos de instalación. No hay que preocuparse de la conexión a Internet, de la luz o del agua y haciendo cuentas al final es posible obtener un buen espacio de trabajo por menos dinero del que se podría llegar a pagar en otros casos.

Foto: jamesoladujoyeStockSnap

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...