¿Hasta dónde automatizar las tareas en la empresa?

A día de hoy es posible automatizar tareas en el trabajo con software, pero en el futuro lo haremos con robots.

Ordenador para automatizar

Comenzar una empresa o un negocio como emprendedor no es fácil y mucho menos es mantenerla a largo plazo, sobre todo si se nos acumulan las tareas y no podemos delegar tanto como quisiéramos. Por eso llega un momento en el que nos tenemos que plantear seriamente automatizar todas las tareas que sea posible. Principalmente porque nuestro tiempo tiene un límite y es fácil alcanzarlo si tenemos demasiado que hacer.

Hay emprendedores a los que no les gusta nada de nada automatizar procesos en su negocio. Quieren tenerlo todo controlado de una forma obsesiva y estar presentes en cada paso que se realiza. Si bien este escenario no sería descabellado en un pequeño negocio en el que una persona pudiera liderar el barco y ocuparse de todas las posiciones dentro del mismo, lo cierto es que no es algo que acabe siendo productivo en las demás situaciones.

Principalmente porque como decimos, todos tenemos un límite. ¿Hay que automatizar? Sí, sin ningún tipo de duda. Pero también es verdad que hay que hacerlo con cierta cabeza y coherencia. No podemos automatizar por automatizar simplemente. Hay que buscar la forma de hacerlo con efectividad y sin que el negocio se resienta.

Preguntémonos, ¿qué es aquello que no requiere nuestro toque personal en cada una de las fases en las que se realice un proceso? Busquemos esas actividades simples y sencillas en las que no hay esa señal nuestra, esa personalidad que solemos poner en todo lo que hacemos. Puede ser lo más simple, como realizar una agenda personal del tiempo que dedican las personas que están a nuestro cargo. O quizá se trate del envío de ciertos mensajes a lo largo del día y de la gestión de tareas pendientes por parte del equipo.

Hay muchos aspectos de nuestro día a día que son, en cierto modo, secundarios. Tienen que estar cubiertos, pero no resultan trascendentes para que nosotros nos ocupemos de ellos de una forma directa. Solo tenemos que buscarlos. Una de las formas más convenientes de solucionarlo es mediante el uso de aplicaciones y programas que pueden trabajar por nosotros después de que les hayamos dado unas instrucciones sencillas. Sí, significa invertir 10, 15 o 20 minutos inicialmente, pero luego en el cómputo general estaremos ahorrando tiempo y podremos dedicarnos mejor a otras cosas.

Robot trabajando

Este tipo de software es el inicio de la automatización en la empresa. Nosotros, que siempre estamos pensando en futuro, en robótica y en ciencia avanzada, ya pensamos en un futuro no muy lejano en el que no solo podremos delegar este tipo de tareas a programas, sino que confiaremos en robots útiles que podrán hacer determinados trabajos en nuestro lugar. Ahora hay limitaciones y es obvio que un software no puede salir de su entorno informatizado para realizar una tarea en el mundo físico. Pero esto cambiará en ese momento en el cual ya comencemos a ver que los robots no son cosa de ciencia ficción y que pueden convertirse en nuestros mejores aliados.

El mejor reflejo de ello lo podemos ver en Japón, donde hay robots que ya están desempeñando puestos para los que antes era necesario dedicar un tiempo que las personas reales no tienen. Es el caso del robot asistente que recibe a los clientes en algunas entidades bancarias. El robot se ocupa de dar la bienvenida a los clientes al estilo japonés y de ofrecerles toda la ayuda necesaria para ponerles en el camino adecuado a la hora de satisfacer su necesidad. La facilidad del robot para atender es enorme, dado que no solo puede hacerlo en el idioma nipón, sino que por su programación también está listo para atender a personas de otras partes del mundo con distintos idiomas.

Los robots también están trabajando en algunos hoteles japoneses, en los que realizan papel de recepcionistas encargándose de proporcionar al visitante todo aquello que necesite. Este tipo de automatización no quitará puestos de trabajo en realidad, sino que permitirá que esas personas que dedicaban parte de su tiempo a la recepción y la guía del cliente puedan concentrarse mejor en sus demás ocupaciones.

Pero como la robótica aún no ha llegado a nuestro país y posiblemente todavía será algo que tarde en llegar a verse, de momento lo que os pedimos es que vayáis adoptando las útiles aplicaciones disponibles en ordenadores y móviles con las que podéis automatizar procesos. Acostumbrándonos a delegar este tipo de trabajo en el software lo que haremos también será prepararnos para el día en el que los robots nos puedan ayudar a su manera. Podemos decir que nos estamos preparando para un futuro en el cual automatizaremos mucho más y que nos permitirá tener jornadas de trabajo más relajadas en las que nuestra creatividad pueda alcanzar sus niveles de máximo esplendor. El futuro pinta de una forma apasionante.

Foto: LernestorodAmigos3D

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...