El BCE alerta de una «presión sin precedentes» en la deuda

Draghi recuerda que gobiernos, bancos y empresas tienen que volver más de medio billón de euros durante el primer trimestre de 2012

Inamovible en la trinchera del Bundesbank y Merkel, Mario Draghi ha replicado a los que le exigen una compra masiva de deuda pública que no hay alternativa a la austeridad. Ni abandonar el euro no ahorraría a los socios más débiles de tener que hacer reformas, advirtió el presidente del Banco Central Europeo (BCE): recuperando y devaluando su moneda «harían disparar la inflación y la prima de riesgo» y, «al final, se verían obligados a adoptar las mismas reformas que deberían haber hecho desde el principio, pero en una situación mucho más débil», auguró.

Mario Draghi alerta de la inevitable situación de austeridad económica de la UE

La cosa no pinta demasiado bien para ninguno de los estados europeos. Y, dando por hecho que Francia perderá su máxima calificación crediticia, la triple A, Draghi exigió a los jefes de Estado y de Gobierno que se apresuren a ampliar el fondo de rescate a medio billón de euros. Draghi subió el tono y alertó a los diecisiete socios del euro que se preparen para resistir una «presión sin precedentes» en los mercados de bonos durante el primer trimestre de 2012. Y es que entre los meses de enero y marzo vencen cerca de 300.000 millones en deuda pública de la zona euro y 230.000 millones más en bonos bancarios, además de los 200.000 millones en obligaciones que las empresas deben ir volviendo a lo largo del año.

A esto hay que añadir los nuevos requisitos de capital exigidos a los bancos. «La presión que experimentarán los mercados de bonos es mucho y muy significativa, incluso sin precedentes», advirtió el presidente del BCE. Para evitar el «peor escenario», que se corte el grifo del crédito y se «reduzcan los préstamos», el BCE ofrece a los bancos préstamos ilimitados de hasta tres años, en vez de los doce meses habituales, y con menos garantías , recordó Draghi cuando compareció en la comisión de economía de la eurocámara.

Sin embargo, Mario Draghi aseguró también que no tiene «ninguna duda sobre la fortaleza del euro, su supervivencia y su irreversibilidad», después de que advirtiera de las consecuencias que conllevaría una ruptura la eurozona. El presidente del BCE advirtió en una entrevista en el Financial Times de los grandes costes que conllevaría la salida del euro, lo que ha sorprendido Bruselas, y ha hecho que la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo le hayan pedido que aclare estas declaraciones, consideradas un tabú para un jefe de la institución monetaria de la zona del euro.

Foto: INSM

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...