Delegar como decisión crucial para que tu negocio pueda triunfar

Los emprendedores tienen que aprender a delegar para poder alcanzar sus mejores niveles de rendimiento.

decisión para triunfar

Nos lo han repetido mil veces, pero aún así nos cuesta asumirlo o ponerlo en práctica. Para muchos emprendedores de éxito conseguir delegar es aquello que les ha ayudado a alcanzar sus mejores niveles de rendimiento en sus respectivos negocios. Comenzar a hacerlo es complicado y mantenerlo todavía más, porque hay momentos en los que parece que sin delegar “todo va bien”. En realidad lo que tenemos que ser capaces de visualizar es que sin delegar las cosas es verdad que pueden ir bien, ¿pero no queremos que vayan fenomenal?

Hay ejemplos claros que podemos ver en emprendedores. Por ejemplo, tenemos en un lado de la balanza un emprendedor que junto a su socio se ocupa de mantener en alto un negocio de consultoría en el cual se pasan una gran parte del día trabajando sin descanso. Cada año hacen una caja de unos 100 mil euros y están muy satisfechos. Para ellos eso es éxito claro, viven muy bien y el negocio marcha. Pero por otro lado tenemos otro emprendedor que trabaja en un sector similar, que también invierte muchas horas, pero que delega en un equipo amplio que se dedica a darle soporte en todo tipo de tareas. No gana 100 mil euros al año, sino que hace una caja de 1 millón de euros anuales. Está alcanzando sus máximos porque tiene un soporte detrás.

El primer emprendedor también podría estar ganando 1 millón anual, pero está satisfecho con 100 mil euros, porque no nos vamos a engañar, es una gran victoria. Pero si delegara, la situación sería distinta. Ambos son felices en su día a día, pero da la sensación de que el primer emprendedor está perdiendo oportunidades.

Y esas oportunidades no significan solo ganar más dinero, aunque parezca parecerlo a primera vista. Lo cierto es que delegar significa, al mismo tiempo, dar trabajo a otras personas. Y si pensamos en base, si simplificamos hacia esa dirección, veremos que podemos estar ayudando a multitud de personas mientras al mismo tiempo ganamos más dinero y tenemos más soporte en nuestro día a día. ¿Por qué no comenzar a hacerlo?

Tengamos en mente algunos consejos que nos permitirán a ver la importancia de delegar y a que podamos hacerlo sin tropezarnos. Lo primero que tenemos que hacer es valorar nuestro tiempo y hacerlo de manera que entendamos cómo somos más productivos. No hablamos de que contratéis a alguien para que podáis tomaros la tarde libre todos los días. Ese es un concepto de “delegar” equivocado. Pero seguro que no todas las tareas que realizamos en el día a día suponen para nosotros ser lo más productivos que podamos. ¿Por qué no nos quitamos de encima aquellas tareas en las que nosotros no somos tan eficientes como si lo pueden ser otras personas? Apreciaremos que redirigiendo ese tiempo hacia otras tareas estamos dándole un muy buen impulso a nuestro negocio.

delegar a empleados

Una vez decididos a delegar lo que tendremos que hacer será formar a los empleados y ponerlos en una posición en la que sepamos que podemos confiar en ellos. No podemos simplemente contratar a alguien, ya sea a tiempo completo, como freelance o por horas, y ponerlo a trabajar cinco minutos después. Estamos pensando en una persona que ocupará un sitio que antes ocupábamos nosotros metafóricamente, así que tenemos que asegurarnos de que los resultados serán los adecuados. ¿Por qué? Porque uno de los mayores riesgos de delegar es que el resultado sea malo y que en pocos días volvamos a como estábamos antes. Sobre todo porque después de un fracaso en el proceso de delegar será muy complicado que saquemos fuerza para intentarlo de nuevo y nos ahogaremos en la situación en la que estábamos antes. Así que no tengamos miedo en formar a esa persona todo lo posible. Cuando vuele sola tendremos que saber que vuela alto sin nuestra supervisión constante.

Y por último, trabajemos en equipo. Es difícil en ocasiones acostumbrarnos a hacerlo porque nos hemos habituado a trabajar en solitario durante demasiado tiempo. Pero ahora tenemos que pensar que hay alguien ahí, que de repente nos han crecido otras dos manos y que tenemos una mente conectada a la nuestra como soporte para redirigir el trabajo que nosotros no podemos hacer o en el que somos menos efectivos que esta otra persona. No olvidemos esa conexión que tenemos con las personas con las que delegamos, porque mantener un buen flujo de trabajo con ellos será lo que nos permitirá alcanzar resultados de éxito y lo que hará que crezcamos.

Es importante que deleguemos lo antes posible y que lo hagamos de forma calmada, entendiendo lo que hacemos y lo que estamos buscando con ello. Si le sacamos partido seguramente haremos que nuestro negocio crezca y que llegue mucho más alto. Y al mismo tiempo estaremos rodeándonos de más personas con ilusión por el proyecto. Todo son ventajas.

Foto: geraltrawpixel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...