Consejos para sentirse satisfecho hasta en los momentos más difíciles

Hasta en momentos en los que nos encontramos rodeados de estrés podemos llegar a encontrar la forma de sentirnos satisfechos.

building-1080597_1280

Los emprendedores y cualquier profesional en general nos sometemos a grandes niveles de estrés. Hay situaciones en las que es complicado sentirse bien, dado que la carga laboral y la presión se pueden hacer con nosotros. En ese tipo de momentos es cuando lo vemos todo oscuro, negro y muy complicado. Pero lo cierto es que hasta en ese tipo de situaciones hay oportunidades para que nos sintamos bien y podamos encontrar una forma de sentirnos satisfechos. Sin duda algo muy positivo, dado que si lo hacemos lo más probable es que aportemos más energía a nuestro cuerpo y mente y podamos avanzar de forma más sólida en nuestro camino por completar tareas.

1. Concéntrate en lo que importa

Nuestra primera reacción en una situación de estrés es de saltar y volcarnos al 100% con la tarea más urgente. Pero apagar el fuego que más nos está preocupando no nos ayudará tanto como imaginamos. No es que tengamos que ignorar todo lo que nos preocupa, por supuesto, pero sí intentar equilibrar de manera que podamos avanzar hacia completar la tarea urgente en la que estamos trabajando y que al mismo tiempo podamos realizar otros trabajos que nos ayuden a sentirnos mejor.

Muchas veces dejamos de lado tareas que nos satisfacen dentro de nuestras posibilidades, pero que resultan menos urgentes que otras. Intentemos no hacerlo. Dediquemos tiempo a todo por mucho que signifique que apagar el gran fuego que tenemos que apagar sea un poco más lento y lleve más tiempo.

2. No te detengas

Una de las cosas que nos hará sentirnos mejor es ver que todo avanza y que no nos detenemos. Uno de los principales problemas con los que nos podemos encontrar es la pérdida de fuelle y energía. Esto es lo que nos pasa cuando estamos tan concentrados en una tarea que, cuando la terminamos, nos produce una sensación de cansancio enorme. Es como si todo se detuviera a nuestro alrededor y no pudiéramos continuar, teniendo al mismo tiempo el sentimiento de haber llegado a hacer aquello que necesitábamos hacer. Pero es una sensación de falsa tranquilidad, porque si en ese momento nos detenemos y no nos ocupamos de otras tareas, lo que ocurrirá es que muy pronto volveremos a encontrarnos en el mismo tipo de problema y estaremos dentro de un bucle.

Por ello lo que hay que hacer es trabajar en fases y tener siempre estipulado lo que haremos en el futuro inmediato. Es decir, si estamos trabajando de lunes a miércoles en un proyecto concreto, será conveniente que ya sepamos a qué le vamos a dedicar nuestra energía el jueves. Eso hará que nos sintamos bien porque vamos completando trabajos y vemos que podemos seguir avanzando hacia cumplir con nuestros objetivos globales.

office-2009693_1280

3. No busques la inspiración en los demás

Recordemos que este texto lo enfocamos a momentos determinados. Cuando decimos que no os inspiréis en los demás no nos referimos a que no lo hagáis nunca, dado que hay muchas situaciones en las que esto es algo muy válido. Pero es verdad que si buscamos un poco de reafirmación personal, de motivarnos y sentirnos satisfechos, lo más importante es que nos miremos a nosotros mismos. Nos tenemos que mirar, pensar en lo que hemos conseguido hasta ahora, en cómo lo hemos logrado y comprobar que nosotros valemos mucho y que más allá de los problemas que podamos tener, nosotros mismos somos la mejor inspiración que podríamos tener en nuestra cabeza para seguir adelante.

4. Actúa en el momento correcto

Uno de los problemas frecuentes de muchos emprendedores es no saber fijar los objetivos en los momentos adecuados y estos destiempos llevan a perder recursos y tener que trabajar de más. Hay un momento para todo y esto es algo muy cierto también en el aspecto profesional. Ante todo se recomienda que ajustemos los encargos que tengamos y nuestras responsabilidades a los momentos en los que podemos exprimir mejor los recursos necesarios para ello. Y en el caso de tener que hacer algunos ajustes poco beneficiosos, siempre habrá que intentar ser multitarea y aprovechar cualquier espacio para dedicarlo a otras tareas. Si vemos que todo funciona y que todo avanza a nuestro alrededor con buen ritmo, nos sentiremos llenos de energía y satisfacción.

5. Haz lo que te gusta

Y esto es lo que nunca hay que olvidar. Si tenemos un problema con nuestro trabajo va a ser muy difícil que nos sintamos satisfechos y que podamos progresar. Por ello tenemos que tratar de buscar la manera de poner en orden nuestras prioridades, nuestros sueños y deseos. La manera de poder sentirnos satisfechos con lo que hacemos es muy simple: hacer lo que nos gusta. Hay ocasiones en las que esto no es posible, pero tendremos que intentar pensar en qué tenemos que hacer para acabar llegando a ese objetivo definitivo.

Foto: jarmolukaracelymitsu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...