¿Cómo registrar una patente y qué debemos saber sobre ello?

Registrar una patente es más sencillo de lo que puede parecer, pero tiene unos costes a los que hay que hacer frente.

Patente registro

Cuando nos surge una idea y la hacemos realidad en ocasiones dependiendo de si sabemos que la idea podría tener éxito comercial, se nos plantea la cuestión de si patentarla o no. Lo ideal para que no nos copien esa idea y así impedir que otros se lucren a nuestra costa es registrar el invento para que tengamos la exclusividad de su fabricación, venta y uso del mismo. Para ello tendremos que seguir una serie de pautas que tendrán un coste y cuyo proceso es bastante lento. Así que te vamos a detallar todo lo que debes conocer sobre las patentes y la manera en la que debes actuar para registrar tu invento para protegerlo de terceros.

¿Qué es una patente?

Una patente es un título que otorga el derecho de explotación de una determinada invención a su creador de manera exclusiva, por lo que impide a otras personas la creación, comercialización o utilización de la misma sin el consentimiento del que posee el título. Así mismo, para que un tercero pueda hacer uso de lo patentado, deberá abonar un precio al dueño de la invención. Sin embargo, pasados 20 años de la patente, esta queda libre y cualquier interesado podrá aprovechar la invención de manera gratuita. No obstante, no todos patentan sus inventos por no querer revelar sus secretos de creación, y es que al ser patentados deben aclarar ante la Oficina Española de Patentes y Marcas los medios y forma en que se han creado dichos inventos, como es el caso de Coca-Cola o Google. De esta manera se arriesgan a que otros puedan descubrir cómo recrear esos inventos.

¿Qué se puede patentar?

Cuando tenemos una idea y se lleva a cabo su desarrollo muchas personas optan por patentar su invento para protegerlo. Sin embargo, hay que asegurarse de que ese invento sea potencialmente patentable para así no perder tiempo ni dinero intentando patentar algo que no se puede. Por ello, para que un invento pueda ser patentado debe reunir una serie de requisitos básicos. Dichos requisitos son los siguientes:

  • Novedad: debe ser algo nuevo que no haya sido divulgado con anterioridad.
  • Actividad inventiva: es decir, la actividad no debe resultar del estado de la técnica de manera evidente para un experto en la materia.
  • Aplicación industrial: en este caso el invento puede ser fabricado o usado en cualquier tipo de industria. Además, deberá poder ser fabricado físicamente.

Por otro lado, no es posible patentar inventos como métodos de negocio, técnicas médicas o programas informáticos (a excepción de los sistemas de software detrás de los programas).

¿Cómo registrar una patente?

Cuando queramos patentar una idea tendremos que dirigirnos a la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), ya que es el lugar donde se adquieren los títulos de propiedad intelectual sobre inventos, diseños, marcas, tipografías y nombres comerciales. Hay que hacer un inciso para diferenciar entre Registro Mercantil y Registro de Propiedad Intelectual. En este caso el primero es aquel lugar en el que se registra el nombre de la compañía, mientras que el segundo es un sitio donde se registra tanto la nomenclatura como el símbolo que se quiera adoptar.

Registro cuaderno

Patentar una idea en el Registro de la Propiedad Intelectual tiene una duración de 10 años, pero antes de que se termine dicho período se deberá renovar, ya que de lo contrario se perderá el derecho de uso exclusivo y cualquier empresa lo podrá adquirir. Esto se puede llevar a cabo tanto en las oficinas del OEPM como en Centros Regionales de Información sobre Propiedad Intelectual o incluso a través de Internet.

En cuanto al procedimiento a seguir para registrar la patente de un invento, su creador o la empresa que lo quiera registrar deberá dirigirse al lugar antes mencionado, al OEMP, y tendrá que llevar a cabo el relleno de una serie de formularios. Concretamente la solicitud de patente, los datos del solicitante, la descripción detallada del invento, los planos del mismo si es necesario, y un resumen de la idea. Posteriormente el creador del invento o la empresa tendrá que someterse a un análisis previo de los parámetros del contenido de la idea, lo que entendemos como fecha de prioridad. Después es la oficina la que debe actuar enviando el informe del estudio con los inventos registrados.

Este proceso de patente es lento, dado que hasta 18 meses después de entregar todos los documentos que hemos detallado no se publicará la solicitud que se ha instado. Si es favorable se llevará a cabo un examen de fondo sobre la instancia en el cual tres expertos de la OEMP comprobarán que se cumpla con todos los requisitos exigidos. Estos podrán proponer al creador del invento que realice determinados cambios en la patente en el caso en el que estén de acuerdo con ella. La decisión de si aceptan registrar la patente del invento o no la publicarán en el Boletín Europeo de Patentes. Después de esta publicación se abrirá un nuevo plazo para presentar las notificaciones de oposición, si es que alguien está interesado, comprendiendo el período de dicho plazo un total de nueve meses.

Patentes

¿Cuál es el coste de una patente?

Cuando se va a registrar la patente de una idea o creación esta actividad tiene un coste dependiendo de la modalidad de que se trate. Cada documento que se entrega tiene un coste determinado y, por ello, no es un proceso sencillo y barato. La tasa oficial de solicitud de la patente en España tiene un importe de alrededor de 100€, un coste que no es excesivo, pero a medida que vamos adentrándonos en el proceso las cantidades se incrementan. A esto hay que sumarle los costes de un técnico experto que hay que contratar para que realice una memoria descriptiva, llevando a cabo un Informe sobre el Estado de la Técnica (IET). En este informe se encuentran los planos necesarios para crear el invento, algo imprescindible para que la patente sea concedida. La tarifa oficial de este informe tiene un coste de alrededor 600€, aunque se puede rebajar en un 15% si se abona de manera telemática.

Todo esto es referente a una patente a nivel español, pero si queremos patentar algo a nivel europeo o internacional los costes serán superiores, algo que es obvio por el ámbito de aplicación y validez que se extiende por un mayor plano territorial. Así mismo, para patentar un invento a nivel mundial la solicitud de patente tiene un coste aproximado de 100€, mientras que el informe del experto cuesta algo más de 1.000€, que se conoce como tasa de presentación internacional y que también puede rebajarse si se paga por medios electrónicos.

Los gastos que se deriven de todo este procedimiento de patentado deberán reflejarse en el plan de negocio para describir las necesidades que requiere dicha patente. De todos modos, lo ideal es visitar la página web de la Oficina Española de Patentes y Marcas para saber en particular el coste exacto de la patente a registrar. De esta manera podremos sopesar si merece la pena registrar la patente de tu invento y, si es así, podremos calcular el coste y hacer un presupuesto. Si tenemos una idea os recomendamos que sigáis nuestra información y que podáis proteger vuestra idea lo antes posible.

Foto: kang_hojunPexelsrawpixel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...