Cómo explotar el email marketing

Diseños efectivos, fuerte carga visual, máxima concreción y sutileza son las principales claves para conseguir que nuestros correos comerciales sean más leídos.

email marketing

Las pymes y los profesionales autónomos están obligados a agudizar el ingenio para hacerse oír y captar nuevos clientes. Ni qué decir tiene que Internet ha supuesto un salto cuantitativo espectacular, consiguiendo llevar nuestro mensaje comercial a cualquier punto del planeta. Sin embargo, sin unas mínimas nociones sobre email marketing este atractivo canal de comunicación estará condenado al fracaso. A continuación os mostramos una serie de consejos cuya finalidad es aumentar vuestra tasa de apertura, esto es, el porcentaje de destinatarios que lee los correos.

Aunque resulta muy difícil establecer cuál es el índice medio de apertura de correos comerciales, a nadie se le escapa que no nos movemos en cifras precisamente elevadas. No pocos usuarios borran estos mensajes antes siquiera de leerlos, algo que puede evitarse mejorando su diseño. Hay que conseguir que el lector sienta una fuerte atracción que le lleve a interesarse por el contenido de nuestro email. Para ello resulta fundamental elegir una estructura clara y vistosa que destaque la información principal y empuje a seguir leyendo.

Estos boletines, conocidos popularmente como newsletters, deben ser lo más concretos posible e incluir imágenes que describan visualmente el contenido del texto. En definitiva, una verdadera obra de comunicación exprés que exige por encima de todo mucho tacto. Y es que, por muy interesante que creamos que son nuestros productos o servicios, si asaltamos al lector con constantes mensajes marcadamente publicitarios conseguiremos la reacción contraria a la esperada. La sutileza es pues una de nuestras grandes armas, empezando por el propio asunto del boletín, que debe ser claro e inspirar confianza.

Incluir términos como descuento, oferta u oportunidad no aumentan las tasas de apertura porque el usuario está ya inmunizado contra estos discursos. Del mismo modo, no debemos caer en la monotonía. Variar las formas y los colores de nuestros newsletters es una forma de conservar el interés de los viejos lectores y de captar nuevos. Lógicamente, nada resulta tan eficaz como contar con una buena empresa que mida la frecuencia de apertura de nuestros correos o los horarios más recomendables.

Fuente: Loogic.com

Foto: coletivo mamembe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...