Aprender a utilizar el pensamiento en base cero para superar problemas

El Zero based thinking es un método que nos permitirá comenzar de cero después de una mala racha.

Nuevo camino

El autor Brian Tracy le ha puesto nombre a un tipo de forma de actuar que existe desde mucho tiempo atrás y que resulta provechosa en momentos clave de nuestra vida. Hablamos del pensamiento en base cero, una técnica conocida en inglés como “Zero based thinking“, que nos permite romper con aquello que estamos arrastrando y que no nos beneficia para iniciar un nuevo camino que resulte más conveniente para nosotros. Podríamos darle otro nombre al castellano y denominarlo “pensamiento de borrón y cuenta nueva”, porque ese mismo viene a ser el concepto del que trata. ¿Cómo aprender a utilizarlo y aplicarlo?

1. ¿Qué estamos haciendo con nuestra vida?

Llega un momento de inflexión en el que vemos que claramente algo falla. No sabemos si es una relación personal, nuestro trabajo, nuestro negocio, el color de las paredes… pero hay algo que no encaja. En nuestro caso lo analizamos desde el punto de vista del emprendedor, pero que sepamos que el pensamiento en base cero se puede aplicar en cualquier tipo de contexto. Dicho esto, volvemos al caso. Estamos en un momento en el que nuestro estómago, nuestras tripas, nos dicen que paremos, que pensemos, que analicemos, porque la cosa está avanzando por unos derroteros que no pueden terminar acabando bien. Y es en ese momento cuando tenemos que pensar: “si tuviera la oportunidad de volver atrás, ¿volvería a hacer lo que he hecho? ¿sería este el resultado que buscaría una vez más?”. Y de la respuesta va a depender lo que hagáis a continuación.

Muchas veces nos mantenemos atados a una relación porque nos da pereza o porque somos tan cabezotas que no queremos tirar al suelo el esfuerzo o el tiempo que hemos invertido. ¿Pero qué problema hay con eso? El tiempo es tiempo. El tiempo es relativo. Un minuto de nuestra vida después de ese pensamiento en base cero puede ser más valioso que 5 años con nuestra situación previa. El tiempo no es tiempo por sí mismo. El tiempo no se valora por la cantidad de minutos que lo representa, sino por el valor que tienen esos minutos. ¿Querríamos vivir 200 años encerrados en una habitación oscura sin poder movernos? ¿o preferimos vivir 60 años rodeados de nuestros amigos y disfrutando de la vida? ¿cuál es la opción que elegiríais vosotros?

2. Comenzar desde cero

Esta es la idea. Si cuando nos hemos planteado lo que estamos haciendo hemos pensado que no, que esto no es lo que buscábamos ni lo que queríamos cuando empezamos con nuestro trabajo, entonces tenemos que volver a la casilla de salida. Sin sentimientos, sin dobles pensamientos, sin remordimientos. Comenzar de cero. El cero es el inicio de algo nuevo y distinto, y no es ni mucho menos una mala posición. ¿Qué problema hay en comenzar de cero? ¿acaso sabéis lo que os está esperando en el futuro? La forma de romper con la situación actual y volver a empezar tiene que ser rápida y si puede ser indolora, mucho mejor. Pero es como cuando nos quitamos una tirita: rápidamente habrá menos repercusiones.

vida

3. Minimizar las pérdidas y los efectos económicos

Cualquier tipo de cambio radical en este contexto como emprendedores nos va a generar unas pérdidas y unos efectos secundarios de tipo económico. Somos conscientes de ello y de que quizá los primeros meses de esa nueva vida comenzando de cero sean un poco complicados, pero no hay nada que os tenga que impedir disfrutar de la nueva perspectiva por mucho que tengáis menos dinero. Intentemos hacer todo lo posible para que la vuelta a cero resulte poco problemática en términos financieros, ajustando las pérdidas y asegurándonos de que el plan B por el que estamos optando no sea tan descabellado como podría ser. Y si tiene que ser descabellado… que lo sea, no nos encasillemos en una mala situación solo por el miedo a qué pasará. Siempre hay soluciones.

4. Comienza de nuevo sin remordimientos

Algo que nos impide avanzar en la vida son los remordimientos. A veces nos sentimos mal porque no hemos cumplido nuestros objetivos o porque nos hemos quedado a medio camino de algo que en el pasado nos motivaba. Pero la situación ha cambiado. Hay ocasiones en las que pensamos en qué dirán las personas que nos rodean y sentimos presión o incluso vergüenza por estar planteándonos dar marcha atrás y volver a empezar. Pero en todos esos casos nos estamos olvidando de que lo importante somos nosotros y lo que sintamos en nuestro interior. Sí, podemos cambiar de idea y de parecer incluso con el paso del tiempo y no tenemos que sentirnos mal por ello. Nos terminaremos sintiendo peor si mantenemos una mala situación durante años y eso será lo que nos acabará pasando factura antes o después. No decimos que no meditemos bien las decisiones, pero nunca hay que detenerse en darle a nuestra vida aquello que nos está pidiendo.

vida feliz

5. Vive

¿Cuántos años tenéis? La esperanza de vida media en la humanidad se establece en los 71,4 años, aunque sabemos que los españoles estamos en el top de las personas que más viven en el planeta junto a los japoneses. Por naturaleza nacemos, vivimos y morimos. Eso es algo que nadie va a cambiar y que hemos aprendido en un momento u otro de nuestra vida. ¿Tenéis 20, 30, 40, 50 o más años? Sea cual sea el momento en el que os encontréis, tenéis que aseguraros de vivir. Y vivir, vivir de verdad, significa ser felices. Vivir acumulando desgracias, remordimientos o encontrándonos en una situación que nos lleva a que hayamos olvidado el sentido de la sonrisa, no es vivir. Y ¿de verdad estamos dispuestos a desperdiciar ese tiempo limitado que estamos sobre la Tierra sin vivir? ¿de verdad pensáis que es justo no aprovechar esa gran maravilla que todos tenemos y que todos compartimos estando vivos?

Realmente nos tenemos que plantear muchas cosas y siempre intentar ser felices. Cuando decimos esto no hablamos de ser felices a costa de la felicidad de otras personas. Todos sabemos cómo nos queremos sentir y cómo nos sentimos cuando tomamos decisiones. Pero en ocasiones hay que plantarse e intentar disfrutar de la vida, porque la vida, por mucho que nos pese, termina apagándose en algún momento u otro. Porque aunque la media supere los 70 años, nadie nos dice que no podamos fallecer mañana. ¿Y vamos a fallecer con ese sentimiento de angustia dentro de nuestro cuerpo o vamos a intentar disfrutar de nuestro último posible día en la Tierra siendo felices?

6. Entiende tu vida

Lo último que queremos hacer es una reflexión sobre la importancia de entendernos a nosotros mismos. Eso es clave. Podemos estar tomando la decisión de comenzar desde cero y de dejar atrás aquello que no nos estaba proporcionando ningún tipo de felicidad. Pero tenemos que hacerlo entendiendo nuestra situación, lo que hacemos, lo que dejamos, lo que abrazamos con nuestro nuevo estatus quo. La vida es un camino de aprendizaje y, sobre todo, de descubrimiento. Porque aunque resulte una paradoja, como personas humanas pasamos con nosotros mismos años y años, pero incluso con el paso del tiempo nos damos cuenta de que no nos conocemos en su totalidad y que siempre tenemos oportunidades de sorprendernos. Por eso, en la medida de lo posible, nos tenemos que entender y razonar todas las decisiones que tomamos.

Foto: josealbafotosDanaTentisPexels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...