¿Quieres ser más productivo por las mañanas?

Si aplicamos algunas de estas ideas y consejos podremos llegar a ser más productivos durante el día.

young-791849_1280 (1)

En otras ocasiones hemos hablado de ello y mejorar la productividad continúa siendo una de nuestras principales preocupaciones. ¿Cómo hacerlo sin tener que recurrir a estímulos externos? ¿cómo no depender todo el día de bebidas energéticas que harán daño a largo plazo a nuestro organismo? Hay algunas ideas que podemos aplicar cuando nos despertamos y comenzamos el día. Os invitamos a que las pongáis en práctica y que comparéis una semana siguiendo estos consejos con una semana previa a fin de comprobar los resultados.

1. Dormir bien

Anteriormente publicamos un artículo en el cual os dábamos consejos para dormir antes y mejor. Esto es algo que necesitáis poner en práctica si queréis ser más productivos cuando despertéis por la mañana. No es lo único a tener en cuenta, por supuesto, pero ayuda mucho. Además, tengamos en mente que necesitamos unas horas de sueño lógicas para que podamos ser productivos tal y como vamos a explicar. Las 8 horas de rigor que se recomiendan por parte de los expertos se pueden reducir un poco en casos de personas que en realidad no necesitan dormir tanto. Por si no habéis leído nuestro artículo anterior, resumiremos las técnicas de dormir antes diciendo que es recomendable que vaciéis vuestra mente antes de cerrar los ojos, que apuntéis aquello que tenéis en la cabeza dando vueltas y que sigáis una rutina que os lleve directamente al punto de quedaros dormidos.

No va a ser algo que consigáis de un día para otro, pero con un poco de esfuerzo, práctica y sobre todo con el apoyo de vuestra pareja si estáis en una relación, seguro que lo conseguís.

2. Acostumbrarse a la mañana

Por mucho que seamos personas que «prefieren trabajar de noche» tal y como hemos oído en muchas ocasiones, lo cierto es que los estudios confirman que los individuos más productivos son personas que se despiertan por la mañana llenos de energía dispuestos a comerse el mundo. Está demostrado que por la noche nuestro cuerpo se va relajando por mucho que nos encontremos en una situación laboral, por lo que nuestra productividad siempre va a estar por debajo en esos momentos. Además, es importante que intentemos establecer una rutina adecuada sobre la cual despertarnos todos los días y que no aprovechemos el fin de semana para dormir de una manera exagerada. Eso desestabilizará nuestro cuerpo y rutinas y no le ayudaremos a alcanzar los mejores niveles de rendimiento. Sí puede haber una diferencia entre las horas de despertar entre diario y fin de semana, pero no debería ser tan elevada como suele serlo.

startup-849804_1280

3. Comencemos con proteínas

Hemos dormido una media de 8 horas y nuestro estómago se ha pasado todo ese tiempo sin ingerir nada. De forma directa lo que introducimos en el estómago es lo que nos proporciona energía. De esa manera, si no comemos no vamos a tener la energía que necesitamos. Y al hablar de disfrutar de una buena dosis de energía lo que tenemos que hacer es confiar en las proteínas. Si hacemos un desayuno rico en proteínas nos sentiremos llenos de energía y podremos afrontar el día de manera muy eficiente. Algunos de los alimentos que resultan recomendables son los huevos, el queso de cabaña (también conocido como queso cottage), el yogur griego, los batidos de proteínas o las almendras, entre otras opciones.

4. Haz un poco de ejercicio

Mover nuestro cuerpo nos va a ayudar a sentirnos más capaces de todo y tener una mayor cantidad de energía. Por lo general lo más adecuado y que podemos hacer de una forma simple es ir al trabajo caminando a paso ligero, para que este esfuerzo inicial nos proporcione la energía necesaria. Si lo que hacemos es recurrir al transporte público y encima lo tenemos cerca de casa, notaremos que durante el viaje en autobús o metro nuestro cuerpo entrará en relajación e incluso podremos quedarnos dormidos. Ese es un factor significativo no de que tenemos sueño porque no hemos descansado lo suficiente, sino de que estamos dándole a nuestro organismo una relajación extremadamente alta en comparación a la energía que necesita.

5. Tener una mente positiva

Si empezamos el día deprimidos, agobiados o incluso estresados, va a ser complicado que el día avance de manera productiva para nosotros. En lugar de ello lo que tenemos que hacer es pensar de una manera positiva y optimista acerca de nosotros, de nuestro trabajo y de cómo vivimos. Hay que sentirse realizados, tener la sensación real de que tenemos el control de nuestra vida y de que cada nuevo día que vivimos es un regalo para nosotros. Tener una sonrisa en la cara nos abrirá muchas puertas.

6. Hacer una lista de tareas

Es posible que la tengamos hecha de la noche anterior, en cuyo caso lo que deberíamos hacer sería repasarla y no hacerla de primera mano. En ambas situaciones lo importante es echar un vistazo a aquello que tenemos en la cabeza dentro de nuestras tareas y responsabilidades para abordarlo todo con calma paso a paso. Pero planifiquemos de una manera generalizada y no de forma obsesiva, dado que si llegamos a la conclusión de que tenemos demasiadas cosas que hacer en el día y creemos que no podemos lograrlo, lo más posible es que no lo logremos. Si tenemos una mentalidad positiva y lo afrontamos con seguridad, las posibilidades de llevar a cabo aquello que nos hemos planteado serán mucho más elevadas.

bread-2796393_1280

7. Deja WhatsApp y el correo electrónico para luego

Si nada más despertarnos ya entramos en WhatsApp a responder mensajes y accedemos a nuestro correo electrónico, especialmente si está vinculado a nuestro trabajo, lo que vamos a hacer es dejar de lado nuestros intereses y responsabilidades y meternos en los de otras personas. Es posible que alguien nos haya escrito un correo pidiéndonos algo como parte de su lista de tareas. Al acceder al correo y verlo estaremos volcando parte de las tareas de otro individuo en nuestro propio perfil y alterando nuestra agenda. Eso es algo que deberemos hacer posteriormente en su justa medida, dado que al comienzo del día debemos poner orden en nuestra previsión sin dejarnos influir por factores externos.

8. Relájate durante unos minutos

Si no te interesa practicar yoga u otras técnicas de relajación, te recomendamos al menos que intentes pasar unos minutos relajándote de la forma en la que te resulte más conveniente. Darle al cuerpo un poco de relax será más conveniente de lo que podamos imaginar. Una buena opción, aunque parezca sencilla, es simplemente liberando presión y estrés, mirar al cielo, a los animales que veamos por la calle, como pájaros o perros, conectar con el medio ambiente y con la naturaleza. La calma que conseguiremos durante unos minutos nos ayudará a que nuestro espíritu y bienestar general se vean muy beneficiados.

9. Respeta una rutina de inicio de tu trabajo

Llegar cada día a la oficina o comenzar a trabajar a la misma hora aproximada puede ayudarnos mucho a que nos encontremos centrados. Que tengamos una rutina laboral será especialmente beneficioso en aquellos casos en los que dispongamos de más libertad de la habitual en nuestro puesto de trabajo. De esta forma cada día comenzaremos siguiendo una línea y no sufriremos bajadas de nivel pensando que ya hemos avanzado mucho o que por el contrario nos estamos retrasando. En muchas ocasiones, como podéis ver, las rutinas son muy favorables.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...