Planeando y diagramando nuestra estrategia empresarial

La planificación estratégica realiza un esquema de las probables decisiones futuras de una organización, encontrando a través de herramientas de gestión los puntos débiles para eliminarlos o corregirlos eliminando costes innecesarios y generando bienestar interno y externo.

La planeación estratégica tuvo su origen en las necesidades de la milicia y en la competencia generada entre grandes empresas; con posterioridad se orientó a las actividades de las organizaciones y ahora va más aya alcanzando a las Pymes e inclusive al ámbito de los autónomos y economía familiar. La administración estratégica entonces no es más que, una administración responsable orientada hacia objetivos generales y específicos establecidos en un consenso y manifestados en toda la organización. La idea es obtener resultados, pero resultados que afectan a la empresa en su conjunto, beneficiando a sus integrantes (inversionistas y trabajadores), cuidando el medio ambiente y siendo consecuente con los objetivos macroeconómicos del estado.

Diría que el planeamiento es una ciencia, que permite a través de herramientas de gestión alcanzas las metas, luego los objetivos y por fin la misión; orientándola hacía la consecución de la visión global de la compañía. En el mundo globalizado actual en que nos desenvolvemos, es más que necesario estar organizados, no es suficiente adoptar las tecnologías de punta o capacitar al personal, es necesario planear. Adoptar técnicas de planeación es adaptarse a las circunstancias que se presenten y pensar en futuro, comprendiendo el ambiente en el cual se desarrolla la compañía y adoptando técnicas que nos permitan lidiar con nuestra competencia, para así predecir la evolución del mercado.

La alternativa que plantea la planeación estratégica consiste en un análisis del entorno (factores económicos, sociales, legales, ambientales, culturales, etc.). La planeación estratégica permite hacer un análisis de la misión, propósitos, valores y estrategias para el cumplimiento de los objetivos estratégicos, la obtención de resultados y el grado de satisfacción de las necesidades de los usuarios.

Tal como señala el autor Mario Apaza Meza en su obra “Balanced Score Card, Gerencia Estratégica y del Valor” se puede definir la planeación estratégica como “el proceso formal que permite formular, ejecutar y evaluar acciones que conduzcan a lograr objetivos para adecuar la misión de la empresa a los cambios ocurridos en el  medio ambiente”.

La planificación estratégica tiene una connotación diferente; realiza un esquema de las probables decisiones futuras de una organización (en este caso las empresas). Con este enfoque nos enfrentamos a la incertidumbre de qué pasará en el futuro y cómo actuaremos de manera conveniente para cumplir nuestros propósitos fundamentales. En general se trata de la interacción entre entorno y el interno de los entes y la habilidad de estos para actuar de manera pro activa configurando estrategias que nos permitan aprovechar nuestras fortalezas internas y las oportunidades externas.

Hay que señalar que la planeación estratégica basa sus teorías en el concepto de estrategia. Este concepto es el punto de partida de cualquier política estratégica, puesto que de tomar la decisión de adoptarla, la organización se encaminará hacia la excelencia operativa y podrá encuadrase dentro de los lineamientos del Cuarto Paradigma. Según palabras del Dr. Carlos Villajuana (2006) en su obra Gestión Estratégica Integral ¿como Ganar la Guerra de Intangibles?, estrategia significa “la decisión adoptada por una organización o unidad estratégica, en función de las restricciones nucleares que se tendrán que superar, para conseguir los objetivos fundamentales de crecimiento, rentabilidad, posicionamiento o sobre vivencia y permanencia en el tiempo, y en concreto se refleja en las elecciones del patrón de actuación y del destino de los recursos más importantes”. Debemos señalar que el patrón de actuación se elije independiente de las circunstancias y se refiere al camino que se adopta pensando que no cambiará o que será útil en todo el horizonte de planeamiento; el destino puede tratarse de mercados, productos, beneficios, conceptos, procesos internos o indicadores claves de éxito, esto quiere decir que se refiere a la definición del camino estratégico de la organización dependiendo de sus alcances y objetivos; así como de su Misión y Visión.

Pero ¿como adoptarla en la organización o en nuestra vidas?, como les dije al principio y ya no sólo se aplica a las empresas, podemos adoptarla nosotros mismo. Sin embargo ello requiere de una decisión en el caso de una empresa, será principalmente la decisión del Gerente. La decisión implica por cierto, ciertos sacrificios, como por ejemplo, deben dejarse de lado ciertos paradigmas antiguos y adoptar medidas para mejorar en todos los niveles. Ello implica invertir en la adopción de herramientas de gestión que ayuden al manejo de la empresa bajo el sistema de planeación. Herramientas como el Cuadro de Mando Integral son muy importantes a este respecto y contribuyen sustancialmente a mejorar la empresa.

Otras herramientas, que nos permiten un manejo adecuado de la administración de la empresa, son por ejemplo diseñar  “mapas de procesos” y “mapas estratégicos”, nos permiten valorar y determinar la eficiencia de nuestros procedimientos internos y adoptar medidas que tiendan a mejorar los costos, con el fin de reducirlos y por ende mejorar el precio de nuestro producto. Los mapas de procesos, pueden empezar con los flujogramas de operación o diagramas de procesos, que no son más que representaciones gráficas de las actividades de la empresa, indicando el tiempo y responsables de realizar tal o cual actividad; mediante su análisis ellos nos permiten minimizar los tiempos, optimizando procesos. Por otro lado los mapas estratégicos, nos permiten visualizar las relaciones causa-efecto, identificando procesos innecesarios o efectos no deseados, para eliminarlos o corregirlos y así evitar los llamados “cuellos de botella”, que no hacen más que retrasar el trabajo y generar costes en monetario.

Recuerden siempre que para que tengamos éxito en un emprendimiento lo principal es la organización y el saber en el momento justo como vamos con el avance de los objetivos para tomar de inmediato las medidas correctivas pertinentes, de tal forma que se cubran las desviaciones y se oriente nuevamente hacia el fin, que no es más que el crecimiento empresarial.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...