Los gimnasios se preparan para la desescalada

Los gimnasios españoles no regresarán a pleno rendimiento, sino que tendrán que cumplir unas normas.

Los gimnasios se preparan para la desescalada

Todos los negocios están esperando abrir de nuevo sus puertas después del confinamiento, pero lo que queda claro, o debería quedar claro, es que tenemos que tener cuidado. Hay que tomárselo con calma y regresar paso a paso para que no se produzca una recaída. Es el mismo proceso que cuando nos resfriamos y queremos volver al trabajo cuanto antes, pero lo hacemos con cuidado, porque regresar demasiado pronto y de manera agresiva puede derivar en que recaigamos y que aún tengamos que perder más días de empleo.

Los gimnasios están ligeramente en un limbo en el cual no se sabe qué ocurrirá exactamente cuando el motor del país se ponga en marcha y donde la responsabilidad de los negocios va a ser lo que acabe marcando la diferencia. Se va a permitir salir a hacer deporte, pero el gobierno no está pensando precisamente en que las salas de los gimnasios se vuelvan a llenar de personas.

Se han desvelado varias fechas y son interpretativas por los gimnasios en la medida en la que quieran apoyarlas o esperar a que tengan más libertad de apertura. Inicialmente, desde el 11 de mayo, podrán abrir gimnasios que sean al aire libre o solo las instalaciones que estén en el exterior, como una pista de atletismo.

Desde el día 25 del mismo mes ya podrán abrir los gimnasios de interior, pero con la excepción de que no haya personas a modo de público y además que no se realicen actividades en conjunto, solo de manera individual. Y el 8 de junio llegará la carta de libertad definitiva dentro de la nueva normalidad en la que vamos a vivir. En este contexto el aforo tendrá que ser de un tercio como máximo, lo que seguro que nos lleva a situaciones en las que nos encontremos en las que no podemos ir al gimnasio porque ya está demasiado lleno. Además, en todo momento deberá haber distanciamiento social entre las personas y no se podrá acceder a los vestuarios. Eso significa que con la ropa con la que vengamos de la calle nos tendremos que ir y la higiene tendrá que ser algo que hagamos en nuestra propia casa.

Por último, por si alguien tenía dudas al respecto, los gimnasios no han podido cobrar las cuotas de abril en adelante hasta que se recupere la normalidad en los centros. La cuota de marzo no se está devolviendo íntegra, pero sí una parte de ella, aunque depende de cada uno de los gimnasios del país y de la decisión que tomen. En otros casos se permitirá a los clientes, por ejemplo, recuperar las clases a las que no pudieron asistir. Pero si el cliente no estuviera interesado, el gimnasio debería hacerle la devolución correspondiente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...