Lograr que tu negocio crezca con estrategias muy sencillas

Si queremos que nuestro negocio crezca podremos hacerlo aplicando estrategias muy fáciles de comprender.

estrategias muy sencillas

Ya tenemos un negocio propio y queremos que crezca. Hemos llegado a ese punto en el que nos preocupa que nuestra tienda, local o cualquier tipo de empresa que tengamos, llegue a cerrar porque no alcance el éxito necesario. ¿Qué estrategias podemos aplicar para conseguir nuestros objetivos? Hay todo tipo de ideas a tener en cuenta, pero en nuestro caso hoy nos vamos a concentrar en las estrategias más sencillas que podéis aplicar. Y os aseguramos que son tan sencillas que no vais a tener ningún tipo de problema en aplicarlas. ¿Os animáis?

Habla de ello el emprendedor Brian Tracy y lo bueno es que es breve y directo. En la fuente que os dejamos al final del texto hay un vídeo donde se detalla todo un poco más en profundidad por si todavía tenéis dudas o queréis algún consejo más acerca de lo que os contamos.

Una de las primeras cosas que dice es que tenemos que ser conscientes de que si el negocio es nuestro tenemos que estar por él y darle toda nuestra atención. Es decir, pongamos que se trata de una tienda, en este caso lo que tendremos que hacer es estar en ella la mayor parte del tiempo de apertura y estar dispuestos a “mancharnos las manos”.

Eso significa que por mucho que haya empleados nosotros tenemos que dar la cara, responder a las necesidades de los clientes y hacernos cargo de todo lo que signifique estar al frente del comercio. Y se incluyen entre nuestras responsabilidades ocuparnos de las pequeñas tareas que nos puedan parecer monótonas o que por cualquier motivo estaría mejor que de forma permanente realizaran las personas de nuestro equipo. Lo que dice Tracy y que nos ha parecido una buena comparación es que el emprendedor siempre tiene que estar disponible en su puesto de trabajo como lo hace un médico en el hospital.

Además, hay que mentalizarse de ofrecer un producto a buen precio en el cual el mercado esté interesado. Eso es básico, no nos lancemos a lo loco a por algo que no genere interés. Así mismo, también tenemos que intentar mantenernos siempre optimistas y positivos, porque eso se acabará pasando a los miembros del equipo e incluso a los clientes. No hay que mirar el blanco o el negro, sino mantenernos en el gris de forma que siempre podamos redirigir la situación hacia un lado positivo. Y si algo no va bien: aprendamos de ello. En último lugar, recordemos que el cliente lo es todo y que tenemos que intentar hacerle feliz para que esto haga que se extienda el boca a boca.

Vía: Entrepreneur.com

Foto: awpixel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...