La economía mundial, en sus peores momentos desde 1991

Los principales analistas económicos presentaron desde Nueva York el último índice de indicadores sobre economía del año 2008, en el que se hizo oficial la caída por segundo mes consecutivo del crecimiento a nivel global, en un 0,4 por ciento esta vez. Sin embargo, la caída fue una décima menor de lo que los economistas auguraban.

Los principales analistas económicos presentaron desde Nueva York el último índice de indicadores sobre economía del año 2008, en el que se hizo oficial la caída por segundo mes consecutivo del crecimiento a nivel global, en un 0,4 por ciento esta vez. Sin embargo, la caída fue una décima menor de lo que los economistas auguraban.
El último informe sobre indicaciones de economía presentado por los más importantes analistas a nivel mundial presenta una caída en el crecimiento global del 0,4%, y es la segunda vez en dos meses que la economía cae sin remedio en todo el planeta.
El índice se utiliza para prevenir la actividad económica durante el trimestre o semestre posterior a la presentación del informe que previene sobre la actividad comercial y el consumo en las diez actividades de mercado más importantes a nivel mundial, entre las que se encuentran por ejemplo la construcción, la cotización de acciones o los gastos que los gobiernos deben de afrontar para costear el desempleo en cada país.
Durante la evolución de los informes en el año 2008, el índice ha disminuido la economía en casi un tres por ciento durante el último semestre del año, se trata de un dato terrible para la economía y sobre todo para las inversores, reconocen los analistas, y desde 1991, con el colapso de la Unión Soviética que desencadenó una inflación disparatada y un desorden en el mercado global, la economía no se encontraba en una recesión de tamaña importancia.

Llama la atención la disminución de casi un ocho por ciento en términos generales de la obtención de los permisos de construcción, y también la enorme bajada de los precios de las acciones, así como un aumento considerable y perjudicial para las inversiones del desempleo, que roza sus máximos históricos.

Sólamente en los Estados Unidos, el desempleo crece de una manera imparable y nadie encuentra hasta ahora la forma de frenarlo. Se calcula que, aproximadamente cada día, 16.000 personas pierden su trabajo sólamente en el territorio de Estados Unidos, sin embargo no es el país que se encuentra en una situación comprometida a causa de este problema.


Durante el último mes de 2008, en el que tradicionalmente se suelen suavizar las fluctuaciones de mercado y con ello se suelen generar numerosos puestos de trabajo aunque siempre de tendencia temporal, aumentó ligeramente el desempleo en el país norteamericano. En estos momentos, la tasa de desempleados en los Estados Unidos es la más alta desde diciembre del año 1982. Sin embargo, la fuerza laboral ha crecido en alrededor de la mitad desde esas fechas.
Si se tienen en cuenta las multimillonarias ayudas que los diferentes gobiernos de la Unión Europea y los Estados Unidos han otorgado a determinadas empresas – sobre todo del ámbito financiero -, los principales indicadores de lectura son aún mucho peores. La recesión comenzó oficialmente en diciembre de 2007, sin embargo, un año después, la mayoría de las empresas en todo el mundo y de todos los sectores siguen asoladas por las deudas a las que no pueden hacer frente, y siguen también sin poder acceder a la liquidez, ya que los bancos deniegan sistemáticamente cualquier crédito.
La situación de empresas que hasta el momento habían demostrado una solidez y liquidez intachables está siendo puesta en cuestionamiento a diario prácticamente, lo que hace que los inversores desconfíen y opten por deshacerse de los títulos, creándose así una situación de círculo vicioso en la que muchas pierden un capital considerable.
Es el caso de la aseguradora Aetna, que por el momento ya ha anunciado que recortará aproximadamente 1.000 puestos de trabajo, prácticamente el tres por ciento de su fuerza de trabajo, durante el primer trimestre de 2009. También las tiendas de Circuit City han anunciado ya que tienen previsto sacar del arrendamiento a casi la totalidad de las 155 tiendas que prevé cerrar en ese mismo periodo. La cadena tiene aproximadamente 700 tiendas activas.
Las previsiones que el informe tiene para España tampoco son muy optimistas, y chocan por completo con el optimismo derrochador que el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero lleva exponiendo durante los últimos meses.
La situación española es, si cabe, peor aún que la del resto de socios comunitarios de Europa, ya que además de la famosa cifra de 3 millones de parados, hay que añadir los autónomos que han quebrado y que siguen quebrando a diario a causa de la falta de liquidez y de la crisis financiera internacional, que al no ser asalariados, no constan en ningún fichero, y por tanto son desempleados fantasma.
También habría que tener en cuenta los datos de las nuevas listas que el gobierno español creó durante el año 2008 de Demandantes de empleo, pues éstos tampoco constan oficialmente como desempleados, en total el informe estima que en diciembre de 2008 en España podría haber entre 4 y 4,5 millones de parados, sumando quebrados autónomos que, dada su edad y situación económico-doméstica, tienen escasas posibilidades de encontrar un empleo a corto plazo, ya que tampoco están muy preparados.
Aún con esos datos, la tasa de desempleo en España oficial podría llegar a situarse en torno al 18 por ciento a partir de la segunda mitad del año 2009, si es que no se cumplen las previsiones de las principales empresas financieras y del gobierno español y se comienza a generar empleo a partir de marzo del 2009.
En el caso de Europa, si a inicios del año 2008 la situación hacía que la Unión Europea no fuera a ser capaz de conseguir los objetivos previstos de empleo para el año 2010, en la actualidad, todo apunta a que seguirán despuntando las diferencias económicas entre las regiones con menos recursos y las más poderosas, las regiones industriales están sufriendo también como no se veía desde finales de la década de los años 80 los efectos de la crisis financiera global, y en la actualidad, para alcanzar unas cifras que apenas se acercasen al pleno empleo, habría que esperar hasta el año 2018 aproximadamente.
Sobre el consumo, los datos apuntan que durante la segunda mitad del año 2008 el consumo se redujo a nivel global casi un cuatro por ciento, debido en gran medida a la falta de demanda de petróleo.
Finalmente, el informe señala que la demanda de petróleo seguirá disminuyendo durante la primera mitad del 2009 sobre todo por el decrecimiento en el sector industrial de China, que por primera vez en más de una década no crece por encima del 4 por ciento.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...