Google cree que es la hora de no masificar el mercado del hardware

Google anuncia que apuesta por hacer más con menos y que a partir de ahora fabricará menos dispositivos inútiles.

Google Pixel 4

Lo primero que podemos decir es: buena decisión. Google, en su reciente presentación de nuevos dispositivos, ha sorprendido porque ha apostado por la calidad y no por la cantidad. Y no es que esto sea demasiado habitual cuando hablamos de Google o si nos fijamos en algunas de sus rivales, como Amazon. Pero se trata de algo positivo a la vista de cómo poco a poco se están llenando las estanterías de terminales que al final terminan teniendo una vida útil reducida y un volumen de ventas que podría ser, a todas luces, mucho más elevado.

La presentación que ha realizado Google esta semana ha sido muy aclaratoria de la filosofía por la que apuestan en estos momentos en los que el mercado se divide entre las empresas que siguen esta práctica y las que prefieren llenarlo todo de terminales (Amazon, por ejemplo). Así, Google solo ha presentado cinco novedades. Pero como podrían decir los fans eufóricos de Google «vaya pedazo de cinco novedades».

La primera de ellas es una nueva versión de su móvil, el Pixel 4, que llega pisando fuerte con la misión de superar el impacto mediático y las buenas ventas de las nuevas propuestas de Apple y Samsung, que son quienes parten el bacalao ahora mismo.

La segunda, los auriculares Pixel Buds, que encajan con una de las demandas actuales de los usuarios. Como tercer novedad: una nueva versión de Google Home Mini, ahora conocido como Nest Mini, que dispone de mejoras y novedades que también le permiten seguir ofreciendo al público el mejor rendimiento. Como cuarta novedad un ordenador portátil PixelBook Go que cuenta con pantalla táctil como principal rasgo a destacar. Y por último, un router Wi-Fi, herramienta que cada vez usan más usuarios por necesidad de tener conexión disponible en todos momentos sin depender de redes de datos.

Pixelbook Go 2019

Nos sorprende la posición de Google, que desde hace años (si lo había hecho alguna vez) no había demostrado este nivel de responsabilidad comercial. La compañía dice que apuestan por «hacer más con menos». Quieren resolver las necesidades de los usuarios en tres áreas principales: sus necesidades cuando están trabajando en la oficina, las que tienen cuando están en casa y las que tienen cuando viajan a lo largo y ancho del mundo. Eso es algo a lo que responden con cada uno de sus dispositivos de una u otra manera. Dice Google «si podemos asegurarnos de resolver estos problemas con estos dispositivos, no necesitamos una montaña de productos para hacerlo. Solo necesitas tener los dispositivos adecuados».

En Google también dicen que defienden la sustentabilidad, un aspecto en el cual muchas empresas fabricantes todavía no han caído y que resulta preocupante en la sociedad actual. La empresa argumenta que no quieren tener productos que no se utilizan que acaban en un armario o en un basurero a posteriori. Están decididos a no fabricar cosas que realmente no solucionen problemas reales de los usuarios. Y eso es digno de aplauso, como decimos, en el mercado actual, que hace algunos años se volvió loco y comenzó a bombardearnos con productos que nos presentaban funciones en las que nunca habíamos pensado para solucionar problemas que nunca habíamos tenido. No se puede decir, eso sí, que Google sea inocente en este aspecto, dado que en el pasado también se ha dado el lujo de alterar la estabilidad del mercado con dispositivos e ideas que no han llegado a ninguna parte. Pero de los errores hay que aprender y estamos totalmente abiertos a dar la bienvenida a una Google más responsable en todos los aspectos.

Quienes defienden el punto de vista y acercamiento de Amazon, que sigue trabajando de una manera «suicida» en términos de sustentabilidad, dicen que lo que está haciendo el gigante del comercio electrónico es experimentar para dar con nuevas ideas. Y aunque pueden tener cierta razón, porque no vamos a negar que las grandes mentes tienen que experimentar para llegar a dar con formas innovadoras de cambiar la vida de las personas, quizá sacarle el dinero a los usuarios a cambio de sus experimentos no sea la mejor idea. Para Amazon ahora mismo el tener un problema con uno de sus dispositivos significa una oportunidad para crear otro dispositivo. Y cuando es la propia empresa la que crea los problemas y la que los soluciona con otro producto que vende al usuario, está claro que algo está fallando.

Apple, por ejemplo, también ha entrado poco a poco en esa oleada de fabricar menos hardware a la vista de que muchos de sus productos se quedaban en nada. Pero la empresa de la manzana siempre ha sido muy comedida en ese sentido, siendo el cambio de Google el que más radical resulta y más aplaudible. Esto deja un buen futuro por delante que permitirá que existan menos «meteduras de pata» cuando compramos productos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...