El rasgo emprendedor

Emprender no es fruto de la casualidad, sino más bien de la causalidad

Hay una gran máxima que todo futuro empresario con visión debe conocer: emprender no es casualidad sino causalidad. Como todos ya sabemos, un emprendedor es una persona que vive en un estado permanente particular, o mejor dicho, tiene un estilo de vida que lo hace luchar para convertir aquellas ideas que le rondan cerca (propias o adoptadas) en un proyecto (empresa, O.. NG, proyecto, etc.) y que lo pone en el mercado para que alguien lo adquiera en forma de bien, producto o servicio, abonando algo, dinero, tiempo…, en este intercambio.

Emprender entiende más de causalidad y de saber explicarse que de nada más

Por tanto, si aceptamos que es un estado permanente, consideremos que debamos descartar que el emprendedor o el hecho de arrancar proyectos sea algo casual, entendiendo por casual cosas que no podemos ni prever ni evitar.

Lo que creen los expertos pues es que emprender puede ser algo causal, es decir, que tiene un origen o motivo que provoca que ciertas cosas pasen. El emprendedor es una persona que sabe que las cosas no pasan por el azar, que sabe que hay trabajo, esfuerzo, constancia, tenacidad, coherencia, solidaridad, etc. para que lo que unos llaman casualidad, sea realmente causalidad.

Y conseguir que un proyecto salga al mercado (aún más que sea un éxito), tampoco es para nada una casualidad. Detrás de emprendedores hay muchas causalidades. En resumen a este binomio característico de los emprendedores, no utilizamos la palabra casualidad como excusa o crítica, sino utilizamos causalidad como respeto y admiración.

Además, el emprendedor es en cierta manera un loco que sabe que lo está, pero porque cree en su locura (en su proyecto alocado). Así, si te consideras emprendedor y cuando explicas tu proyecto a la gente te llaman “loco”, que sea porque no se atreven a hacerlo ellos mismos y no porque no te has explicado. ¿Qué quiere decir esto? Pues que si decides emprender y empezar a hacer el camino que te lleve a luchar por tus sueños, ten claro que en muchos momentos te dirán “Estás loco!”, y si te lo dicen puede ser por dos cosas. Una, porque no se atreven a hacerlo ellos y lo proyectan a su manera. O la otra porque no te hayas explicado correctamente.

Por lo tanto, cuando cuentes tu proyecto recuerda siempre que eres tú quien debe adaptar tu discurso. Entonces, te llamarán loco porque no se atreven a hacerlo, pero como mínimo habrán entendido perfectamente lo que les has dicho.

Foto: Plugg conference

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...