¿Cómo convertir tu pasión en un negocio de venta?

Os damos varias ideas de cómo podemos lograr que una pasión se termine convirtiendo en un buen negocio.

negocio de venta

En muchos casos nos hemos planteado quizá convertir nuestra pasión en un negocio, más exactamente en uno de venta comercializando todo tipo de productos. ¿Pero cómo hacerlo de manera que triunfe y que no terminemos fracasando en el intento? Hay multitud de personas que ya lo han hecho y que han alcanzado el éxito a todos los niveles (podemos decir que triunfar es simplemente rentabilizar ese negocio, sea cual sea el volumen de beneficios), por lo que sabemos bien que es posible. Para lograrlo solo hay que intentar aplicar una serie de consejos y esforzarse mucho, porque es de sobras sabido que sin un buen nivel de esfuerzo no hay emprendedor que acabe alcanzando sus metas.

Podemos establecer estas recomendaciones paso a paso en cuanto al proceso por el cual materializaremos el negocio. Y comenzaremos estableciendo aquello que vamos a vender. ¿Qué es lo que nos apasiona y que creemos que a otras muchas personas también les puede interesar? Definámoslo bien y sobre todo tengamos una cosa en cuenta: es necesario que nos mantengamos fieles a nosotros mismos. Si no lo hacemos y variamos la idea o el producto debido a que “esto será mejor para su venta” o “así venderemos más”, lo que acabaremos haciendo será distanciarnos de nuestra pasión, perdiendo energía y dejando que ese proyecto que nació desde dentro de nosotros se desarrolle de una forma por la cual seguro que acabará dejándonos de interesar. Así que tengámoslo en cuenta: siempre hay que mantenerse fieles a lo que hubiéramos pensado en primera instancia. Ni atajos, ni ideas complementarias por miedo. Si fracasamos al menos lo habremos hecho siendo fieles a nuestras ideas y sueños.

Como segundo consejo os decimos: no corráis. No hay prisa, no hay que hacer las cosas aceleradamente. ¿Sabéis a dónde lleva ir corriendo? A nada, a nada a todos los niveles. Tenéis que hacer el trabajo paso a paso y preparar el mercado de una manera consecuente. Esto significa hacer mucho trabajo antes de comenzar a vender el producto en cuestión.

Hay que analizar el mercado y analizar el público potencial. Es más, es incluso interesante que antes de comenzar a vender ya intentemos tener una pre-lista de clientes que comiencen a ser personas que se interesan por lo que vamos a hacer. ¿Hemos reunido a 100 seguidores antes del estreno de nuestro producto o tienda? Pongamos que un 20% de esas personas ya sienten interés y están impacientes por ver lo que vamos a ofrecerles. Esa es una victoria anticipada realmente valiosa y tenemos que saber ver el valor y el potencial que tiene “calentar” el mercado antes de comenzar.

Pongamos que ya estamos en una fase muy avanzada y que nos encontramos dando pasos de gigante, pero de repente alguno de los engranajes que necesitamos para que todo funcione se descoloca. Y nos encontramos con que alguien, algo, lo que sea, nos dice “no” a lo que tenemos preparado. Es decir, nos damos de cara con un obstáculo que aparentemente no se puede evitar ni para el cual parece haber una solución clara. Es frecuente que muchos emprendedores se desanimen y que crean que este es el final, “porque sin eso no vamos a poder seguir adelante”. ¿Pero sabéis qué? Nunca hay nada definitivo y los giros que puede dar un negocio son absolutamente inesperados e incontrolables.

gustos en negocio

Si nos encontramos con un “no” que bloquea nuestro camino lo único que tenemos que hacer es buscar una bifurcación que nos permita seguir avanzando de una manera distinta. ¿Sabéis cuántos caminos paralelos hay que nos lleven al mismo destino? Es absolutamente imposible saberlo porque son millones. Solo tenemos que respirar hondo, clavar la mirada en el horizonte y seguir adelante en busca de esa alternativa con la cual podremos superar el obstáculo en cuestión. Nunca dejemos que un “no” nos eche para atrás, que suponga el final de un proyecto o que nos haga desmoralizarnos. Porque lo más fácil que podemos hacer con un negocio en el cual todavía no hemos alcanzado su etapa de madurez es dejarlo a medias. Eso es lo fácil, pero con lo fácil nunca vamos a conseguir nada.

Y por último os vamos a decir que aunque es bonito tener sueños y todos debemos dejarnos llevar por nuestras pasiones, intentemos pensar en que lo que vamos a vender debe ser un buen producto. Seamos críticos con nosotros mismos hasta el punto de entender y visualizar aquello que vamos a ofrecer desde fuera de nuestra burbuja de sueños de emprendedor. Esto nos ayudará a hacer una valoración adecuada sobre si lo que tenemos en nuestras manos puede llegar a alguna parte o si estamos apostando por algo que no interesará absolutamente a nadie. No nos desmoralicemos, simplemente seamos un poco objetivos en cuanto a lo que tenemos en mente. Esto nos ayudará a avanzar mucho mejor después, porque no perderemos la confianza ni tendremos dudas al haberlas resuelto cortándolas de raíz.

Foto: nattanan23FirmBee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...