Un viaje de superación con tan solo 12 años

Hoy hablamos de viajes, pero no de cualquier viaje sino de aquellos cuyo esfuerzo y trabajo constante acaban dando grandes frutos y alegrías. José Manuel Gil traslada al papel la historia de su hijo Luis, un niño que con tan solo 12 años tuvo un terrible accidente que le mantuvo muerto veinte minutos causándole un severo daño cerebral.

portada libro el viaje de luis

Para incredulidad de médicos y familiares, actualmente está totalmente recuperado gracias al tesón de su padre, y autor del libro, que puso en marcha un método de rehabilitación intensivo, propio y novedoso. Un método que ha querido denominar “Rehabilitación en tres ejes”.

La intención del libro, editado por Obreron (Grupo Anaya), no es otra que la dar testimonio de su experiencia personal, una experiencia de lucha que consiguió la recuperación total de Luis a pesar de lo que muchos médicos opinaban. Uno de esos milagros teñidos de esfuerzo. Un relato que pretende inspirar a todas aquellas personas que afronten una situación extrema, a familias que se enfrenten a problemas similares o, simplemente, a todos los que quieran conservar su cerebro en buen estado, retrasar el envejecimiento cerebral o reducir las posibilidades de padecer enfermedades tales como el Alzheimer o un Ictus.

Si a una sola persona, le aporta el impulso, la confianza y la fuerza necesarios para salir adelante, entonces, habrá merecido la pena”. Estas son las palabras de José Manuel Gil, un padre que espera sacar de una tragedia personal, una guía que sirva de ayuda a todo aquel que lo necesite. Entre sus páginas, se puede apreciar una combinación de emociones y racionalidad, donde la ciencia adquiere un papel fundamental.

El autor recoge las terapias, investigaciones científicas y todos los pasos de sus sesiones de rehabilitación como la música, el ejercicio, la estimulación, las actividades, el cariño y el amor necesarios para salir adelante.

La sinopsis del libro nos deja un sabor agridulce. Saltamos del dolor de un terrible accidente, una navaja en el corazón acompañada de una parada cardíaca, a la esperanza de un final feliz:

Cuando hablamos de viajes, de inmediato pensamos en lugares remotos, en paisajes por descubrir, en emociones intensas quizá. Pero la crónica de un viaje puede ser también el testimonio de una compleja experiencia personal. Así es el viaje de Luis; desde su accidente, que estuvo a punto de costarle la vida, hasta su milagrosa recuperación e integración a la vida cotidiana. Sin embargo, el viaje de este niño de 12 años puede ser también el viaje de cualquiera. Es la constatación de la vida recuperada; una conmovedora historia contada para inspirar, ayudar y dar fuerza a quienes afronten una situación extrema (…).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...