Tener un control de todas las tareas es un elemento clave

Hoy hablaremos de tener un control de todas la tareas pendientes. Ya que el tiempo que invertimos en realizar las tareas que realmente son urgentes y no las gastamos en algunas que podrían haber esperado un par de horas más. De este modo no sólo conseguimos acabar antes el trabajo, sino que nos permite anticipar y avanzar otras tareas que no necesariamente debemos acabar en la jornada laboral.

La revisión constante de tareas nos ayudará a mejorar la productividad

A la hora de realizar nuestro trabajo con la ayuda de gestores de tareas nos suele ocurrir que vamos acumulando información, varias tareas que tenemos que realizar y que se nos van acumulando en nuestra caja de tareas pendientes.

Por mucho que nos ayudemos de diferentes métodos y gestores da igual el método que elegimos para organizarnos, dado que la mejor solución es tener presente que la revisión constante de tareas pendientes a realizar es básica para mejorar nuestra productividaden la empresa.

Nos hemos acostumbrado a clasificar la tarea pendiente de un modo que solo lo hacemos cuando se trata de una ocasión donde realmente es urgente, y la tenemos que mantener en espera por cualquier cuestión o simplemente la apartamos rápidamente de nuestra vista.  

Lo mejor es tratar de revisar lo que tenemos en cada una de nuestras categorías o carpetas que hemos creado para las tareas y comprobar si efectivamente, tienen o no que estar allí.

Sino realizamos un proceso como este el gestor de tareas no nos resultará ser de gran ayuda sino más bien todo lo contrario ya que se convertirá en un pequeño cajón desastre, en el cual iremos acumulando todas las cosas que debemos hacer, pero que por el momento no estamos dispuestos a ver que es lo qué tenemos pendiente, ni lo que es más urgente y esto no es todo, no nos servirá de mucho.

En muchas ocasiones muchas de estas tareas pendientes ya las habremos realizado, aunque no las habremos eliminado de nuestro gestor.

Aunque suene muy exagerado, un proceso como este tendríamos que realizarlo como mínimo una vez al día. Es aconsejable hacerlo al principio de la jornada laboral y luego al final de ella. De este modo no tendremos dudas y tendremos muy claro cuales serán nuestra prioridades en todas las horas que dure nuestra jornada tenemos que tener muy claro cuales serán nuestras prioridades a la hora de realizar el trabajo en cuestión.

La revisión constante hace que no se nos acumule la mayoría de las tareas, por lo que nos lleva muy poco tiempo saber si todo está donde en principio tendría que estar.

La cuestión final es tratar de ser lo más eficaces y eficientes posibles a la hora de llevar a cabo nuestro trabajo.

Foto:  Fitycerotrece

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...