Reglas básicas para proteger tu correo

Según el último informe de G Data, troyanos y programas espías siguen siendo el principal peligro para nuestra seguridad en la red

pantalla virus

Virus detectado.

Si hace pocos días hablábamos de la gran importancia que tienen el correo electrónico y la gestión de datos para el buen rendimiento de una empresa, hoy os vamos a dar unas recomendaciones básicas para proteger vuestro correo de posibles virus o intromisiones no deseadas.

Según el último informe de G Data, troyanos y programas espías siguen siendo el principal peligro para nuestra seguridad en la red. Ambos métodos sirven para recopilar información personal de un ordenador ajeno sin consentimiento previo y de forma ilegal, pero la diferencia entre ellos consiste en las consecuencias que provocan: los troyanos pueden acceder y controlar el ordenador principal sin ser advertidos, mientras que los programas espías suelen dañar el sistema y generar problemas de estabilidad, por lo que el servidor reduce su rendimiento y se queda colgado.

Actualmente los troyanos representan el 44% de las intromisiones ilícitas y los programas espías han creido un 108% en los primeros seis meses de 2012 si lo comparamos con el mismo período del año anterior. El ingenio de los cibercriminales se ha ido perfeccionando con el paso del tiempo y actualmente, emplean toda clase de recursos para acceder a nuestro ordenador. Uno de los troyanos más de moda son los ransomware, que infectan el ordenador, lo bloquean o bien codifican determinados archivos que solo se pueden recuperar mediante un pago anónimo.

Para proteger con mayor seguridad tu correo electrónico, la empresa de seguridad ESET (Ontinet) ha elaborado un manual para prevenir posibles infecciones. La mayoría son instrucciones básicas que cualquier usuario debería aplicar a su ordenador, pero como nunca bien mal recordarlas, os dejamos un listado de las medidas más habituales para evitar fraudes, amenazas, spam y virus.

  • Utilizar un antivirus adecuado a nuestras necesidades es la base para proteger tu ordenador. Es aconsejable que tu antivirus cuente con una herramienta para supervisar tu conexión a Internet y así poder controlar el fluyo de descargas.
  • Ante la llegada de archivos adjuntos desconocidos a tu correo, opta siempre por eliminar el archivo. La misma medida es aplicable a los enlaces enviados desde operadores desconocidos. En este aspecto, revisar tu software de seguridad te servirá para detectar posibles incidencias.
  • Compartir tu cuenta de correo en chats o páginas poco fiables vulnera la seguridad de tus mensajes. Recomendamos ser cautelosos y ante una necesidad de suscripción a páginas web cuyo origen desconocemos, es mejor dejar una cuenta secundaria donde no se incluyan datos personales que puedan ser de valor para terceros.
  • Dentro del fraude electrónico destacan las estafas bancarias y el spam. Los cibercriminales suelen crear enlaces a páginas falsas donde al introducir tus datos, tu cuenta se vacía en pocos minutos. Si el link en cuestión nos llega a través de un correo electrónico, es conveniente que abramos una ventana nueva y que introduzcamos directamente la dirección de la página web que queramos visitar. De esta forma, mantenemos a salvo nuestro correo electrónico ante posibles flujos de información.
  • Contraseñas complejas y poco habituales combinando números, letras, mayúsculas y minúsculas con un mínino de cinco caracteres por contraseña.

Vía  / El País

Foto / Kjarrett

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...