ONG`s demandan más ayudas a la comunidad internacional para Filipinas

La primera en hacerlo fue Acción contra el Hambre que reclamaba a la comunidad internacional una ayuda “más decidida” para poder llevar a cabo las etapas inmediatas al estado de emergencia y rehabilitación de las zonas afectadas por el Tifón “Haiyan”, algo que se estima que se podría extender hasta los dos años.

tragedia filipinas

Tras 30 días de la pasada del Tifón y su consiguiente grado elevado de devastación, Acción Contra el Hambre quiso recordar que la situación sigue siendo crítica en 9 regiones del archipiélago así como que en estos momentos más de 15 millones de afectados y mas de 4 de desplazados, siguen sufriendo las consecuencias, muchos de ellos en los cerca de 1000 centros de evacuación que se mantienen activos en todo el país.

El encargado de hacer el llamamiento fue Amador Gómez, director técnico de Acción Contra el Hambre, que aseguró que una vez solucionados los problemas que había de cara al acceso a las zonas más castigadas, las ONG siguen trabajando sin descanso para poder dar de beber a la población un agua segura, una higiene, alimento y refugio; pero también quiso señalar la importancia de recibir los fondos solicitados por Naciones Unidas a la comunidad internacional y de los cuales sólo se ha comprometido un 49% del capital, una tendencia que podría dificultar, y mucho, las labores de post emergencia y rehabilitación, etapas que se podrían extenderse seis meses y dos años respectivamente.

Gómez, quiso resaltar la importancia de estas ayudas ya que sin ellas todo lo realizado hasta el momento podría haber sido en vano.

En la misma línea se refirió a los sectores básicos como la nutrición y los medios de vida señalando que están siendo sub-financiados con un 4% y un 8% respectivamente según los datos que la ONU establece como necesidades en la financiación del caso. Además, Gómez manifestó su inquietud por darle continuidad al desarrollo de la ayuda para poder devolverles lo más rápido la autonomía a los ciudadanos filipinos.

También, el director técnico, dijo que las fases de postemergencia y rehabilitación se debían ver desde la óptica del riesgo para prevenir que algo así volviese a suceder a través de mejoras en los estándares y normas de construcción, sistemas de alerta así como infraestructuras que puedan evacuar a la población con más solvencia. Por otra parte destacó la importancia de rehabilitar los sistemas de agua para promocionar la limpieza y el saneamiento así como los planes de transferencias monetarias en el país.

Todo esto resulta fundamental para la reconstrucción de unas infraestructuras básicas que den garantías de un fortalecimiento de la economía como mercados, caminos, y la gestión de mano de obra del propio país. Una mano de obra que resultará esencial en el desarrollo de las capacidades locales de cara a la reconstrucción para reponer los activos que antes eran productivos a nivel agrícola y pesquero, y que se espera que vuelvan a funcionar en un periodo aproximado de 6 a 24 meses.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...