Los “contra” del teletrabajo

El teletrabajo poco a poco se va incrementando en las empresas, dado que la mayoría de las veces se tiende a creer que es la mejor forma de trabajar. La realidad es que en algunos casos no es así. El principal problema es la soledad, dado que el trabajador pasa muchas horas solo, y sin relacionarse con el equipo de trabajo de la empresa.

La falta de ese contacto tiene ciertos riesgos que desde la empresa se tienen que controlar

El conocido sistema de teletrabajo en muchas ocasiones resulta ser una de las mejores alternativas para incrementar la productividad en la mayoría de empresas, ya sean pequeñas, medianas o grandes. El trabajo que para muchos puede parecer “un lujo” en ciertas ocasiones suele convertirse en algo que no está al alcance de todos los trabajadores.

El principal problema que aparece en él, es la soledad. Por mucho que mantenemos un contacto a través de videoconferencias, de correos electrónicos o de chats, las jornadas en la casa se pueden convertir en muy duras y los trabajadores se pueden llegar a sentirse muy solos.

Las grandes ventajas que aporta esta forma de trabajar, que actualmente en nuestro país aún está poco extendida, a causa de un temor laboral un poco arraigado que disponen las empresas. Y la realidad es que existe un gran incremento de la productividad, así como un gran ahorro de costes para la empresa o las mayores opciones para mantener la vida laboral y para muchos la familiar.

Entre los principales inconvenientes que encontramos vale la pena destacar la posibilidad de desorganización y carencia de horarios fijos, entre otros. Aunque el principal inconveniente como hemos nombrado anteriormente viene siendo la soledad, dado que puede ser la principal razón por la que muchos empleados acaben renunciando a este tipo de trabajos.

La primera impresión que nos causa este inconveniente es que suele ser una soledad de manera natural, y sin importancia ya que existen barias interrupciones durante nuestra jornada laboral y trabajando desde nuestra propia casa estamos expuestos a más distracciones que si estuviéramos trabajando en grupo de forma presencial. Aunque queda comprobado que gracias a la interacción social con los trabajadores suele ser en la mayoría de los casos la alegría diaria del trabajador.

Esa escasez de contacto con los trabajadores suele causar ciertos riesgos que desde la propia compañía se deben de medir, como vienen siendo la poca identificación con el grupo de trabajo así como la ausencia de la motivación que llega entre los propios compañeros de la empresa.

La soledad obliga a una establecer una autogestión y por tanto una automotivación, la cual la mayoría de las veces cuesta mucho llegar a ella.

Foto: Cain San

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...