Los bancos financian la industria de guerra

El negocio de las armas, aunque no nos lo parezca, está muy vigente y más activo que nunca. Es una de las empresas con más beneficios y de las más importantes a nivel planetario, ya que se encuentra en cualquier conflicto activo que haya en el mundo. Según un estudio reciente publicado por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), en los últimos 5 años, ha aumentado el comercio mundial de armas en un 24%. Parece que la crisis económica no ha afectado en absoluto a este sector.

Armas

Estados Unidos es el país más productor de armas, cosa que indica que es una industria propia de los países desarrollados, que no viven en guerra

Estados Unidos, además, es el país que más exportador, seguido por Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido. Y en el caso de los importadores, en primer lugar está la India, seguido de Corea del Sur, Pakistán, China y Singapur. Pero muchos de estos países han empezado a producir por sí solos su armamento para no tener tanta dependencia exterior, como es el caso de China, que anteriormente se encontraba en el primer puesto de importadores y actualmente en el número cuatro.

Según el informe, se ha producido un aumento del comercio de armas muy significativo en las zonas del norte y el este de África, ya que es donde se están desarrollando los incidentes de la ‘Primavera Árabe’. Estados Unidos suministró armas a Túnez y Egipto, y Rusia a Siria (que aumentó en un 580% la compra en 10 años). Pero en América Latina también ha aumentado en un 555% respecto el último lustro, sobre todo Chile y Venezuela, con un 61% de las importaciones de la región.

Para que toda esta industria pueda funcionar y ser rentable, es necesaria una importante financiación. Las empresas de armas requieren de los servicios bancarios para efectuar todas sus operaciones pero también para conseguir los fondos para poder producir y ser competitivos en el ámbito privado. Y son muchos los bancos y entidades financieras que ofrecen ese dinero, ya que les genera también beneficios a ellos.

Para denunciar esta situación aparece la llamada ‘Banca armada’, una iniciativa del Centro Delàs de estudios por la paz de Justícia i Pau, Setem y el Observatorio de la Deuda en la Globalicación (ODG). Lo que hacen es concienciar a la población, para que exija a sus entidades bancarias que no invierta su dinero en esta industria que lo que hace es matar y destruir vidas inocentes.

Pero no solo eso, con esta iniciativa también se defiende una alternativa a los bancos tradicionales: la banca ética. Según informan, es la única que hace compatible la rentabilidad económica con el respecto a los derechos humanos y el medio ambiente. El dinero que obtienen lo invierten en proyectos que son positivos y favorables a la población, como la educación, medioambiente, cultura… Pero no la guerra.

Foto: The U.S. Army en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...