La peligrosa profesión periodística

El día 3 de mayo es el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Es un día que reconoció las Naciones Unidas por la propuesta de los países miembros de la UNESCO por la importancia que tiene el periodismo en las sociedades democráticas. Es de vital importancia porque permite generar opinión pública, pone sobre la mesa diferentes debates, implica a la ciudadanía con sus derechos y deberes políticos y sociales, pero también para sacar a la luz las desigualdades.

Periodistas

Periodistas gráficos trabajando

Desgraciadamente, en algunas regiones del mundo es una profesión de riesgo. Según la ONG Reporteros Sin Fronteras, en el año 2011 fallecieron 60 periodistas y más de 1000 acabaron detenidos. En lo que llevamos de año ya han muerto 17 y según el Comité para la Protección de Periodistas, la mayoría en Siria.

Los medios de comunicación son muy importantes para la sociedad, ya que son el único acceso para informarse y poder generar una opinión sobre lo que está sucediendo en el mundo. Pero desgraciadamente, hay poderes políticos y económicos con muchos intereses detrás que provocan que la información sea parcial. Puede que en nuestro país esté prohibida la censura, pero la autocensura de los mismos profesionales de la información sigue existiendo.

En España se puede ejercer el periodismo sin ninguna restricción política, pero la situación económica es otra. Según ha publicado la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) en los últimos cuatro años más de 6.200 periodistas se han quedado sin trabajo, 1.309 en el primer trimestre del 2012. Además, son muchos los medios de comunicación que se encuentran en una mala situación económica y otros que han desaparecido como Público, ADN o CNN+. Durante todo el día de hoy habrá concentraciones a lo largo de todo el país para reivindicar la importancia de informar para poder generar conocimiento.

Según Reporteros Sin Fronteras, el ejercicio del periodismo es especialmente delicado en países como Pakistán, México, Honduras, China, Irán, Somalia o Afganistán. Muchos periodistas, incluso, ponen en riesgo su vida para trabajar y dar voz a los más desfavorecidos o para denunciar las injusticias y desigualdades del poder.

Pero hay más formas de censurar y limitar el ejercicio de la profesión, como por ejemplo con las restricciones en Internet. Esto se ha producido, por ejemplo, en diferentes países árabes donde se han desarrollado todas las revueltas a favor de un cambio político. Ya que la red es un punto de encuentro y de información sobre las novedades, el limitar el acceso impide cumplir con los objetivos de democratizar el país.

El periodismo muchas veces se ha considerado como el cuarto poder del Estado, como la voz de la ciudadanía que debe pasar cuentas a los poderes que han sido elegidos democráticamente. Pero también debe servir de voz de los más desfavorecidos y más vulnerables de la sociedad, para concienciar a la población y movilizar los recursos a favor de una sociedad más justa.

Foto: Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...