La memoria histórica como forma de reconciliación con el pasado

La memoria histórica es una ley aprobada en España en 2007 que pretende reparar la desigualdad y el daño de la guerra civil y el franquismo. Lo que se quiere es que se conozcan todos los horrores sucedidos durante las 40 décadas de guerra y dictadura, para que todos los familiares cercanos tengan el derecho a saber qué sucedió con sus padres, abuelos, hermanos, tíos, etc. Pero además, pretende que toda la sociedad en general tenga los conocimientos suficientes como para evitar que una tragedia de este tipo vuelva a repetirse.

Memoria histórica

Republicanos asesinados durante la guerra civil

Desgraciadamente, están las clases más conservadoras que se oponen a esta política porque creen que con esta medida se removerán casos dolorosos que es mejor olvidar. Pero eso no es así, hablan en boca de los vencedores que, durante más de cuatro décadas, disfrutaron de su victoria. Pero los que perdieron la guerra, fueron eliminados, silenciados y reprimidos. Es hora de que se conozcan sus historias, por muy duras que sean, para que todos los ciudadanos de la sociedad vivan en igualdad de condiciones.

Una de las cuestiones más polémicas de la ley es la exhumación de las fosas comunes, algo que tampoco gusta a los conservadores. Pero es importante que todas las personas tengan el derecho a saber el paradero de sus familiares y puedan enterrarlos dignamente donde quieran. El problema de la ley de memoria histórica en este ámbito es la poca efectividad que tiene, ya que continúan muchas fosas sin abrir y en muchos municipios las iniciativas se han encontrado con el rechazo de los poderes políticos municipales y de grupos de presión opositores a las oberturas.

Probablemente, la cara más mediática de la memoria histórica sea la de Federico García Lorca. Se desconoce dónde se encuentra el cuerpo del poeta granadino asesinado por los franquistas en 1936, hay muchas especulaciones sobre en qué fosa común se encuentra, pero no existe ninguna información concreta. Cada vez que aparece alguna novedad sobre su vida, los medios de comunicación se centran en ello. Por ejemplo, lo último fue la noticia del último amante del poeta, el periodista Juan Ramírez de Lucas, y los dibujos que le dedicó publicados en El País.

En todo caso, lo importante sería que los efectos de la memoria histórica fueran más visibles, para que así las personas que vivieron la guerra y el franquismo, puedan disfrutar de ello. Y es que ya son personas mayores, muchas ya pasan de los 80 años y, por lo tanto, no les quedan muchos años de vida. Pero, aún así, es verdad que la memoria histórica es importante para todos, para las nuevas generaciones e incluso para las que todavía están por venir. Conocer el pasado hará que el futuro sea mejor para no caer en los mismos errores.

Foto: Jaume d’Urgell en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...