La Defensora del Pueblo propone abrir el comedor escolar en verano

La Defensora del Pueblo recomienda a las comunidades autónomas que no cierren los comedores escolares en verano para atender a los niños con más necesidades.

Junio ya está aquí, y muchos niños se han encontrado con que el pasado lunes 2 cerraron los comedores de sus centros escolares. En los casos en que el comedor escolar siga abierto no lo hará durante mucho más tiempo, ya que en unas semanas termina el curso y los colegios dejarán de prestar eses servicio. Ante este panorama, la Defensora del Pueblo ha propuesto que los comedores escolares no cierren en verano para atender a los niños en una situación más vulnerable.

Soledad Becerril, Defensora del Pueblo, ha enviado una recomendación a las consejerías de Presidencia de cada una de las 17 comunidades autónomas, además de las de Ceuta y Melilla, solicitando que los comedores escolares den de comer a los menores en una situación de mayor vulnerabilidad durante los meses en que no hay colegio. Según la Defensora del Pueblo, el objetivo de la propuesta es que los niños que acuden al comedor escolar no se queden si una alimentación correcta cuando acaban las clases.

En su recomendación, Becerril añade que las autoridades deberían tener entre sus prioridades que todos los niños reciban una alimentación adecuada, para lo que «debe comprometerse el conjunto de las administraciones públicas». No es la primera vez que esta institución se preocupa por la situación que genera el cierre del comedor escolar, ya que el año pasado preguntó a cada comunidad autónoma por los efectos de la pobreza de las familias en la nutrición infantil y las medidas que tomarían para contrarrestar estos efectos.

La de Soledad Becerril no es la única voz que se ha levantado en las últimas semanas para reclamar más atención a la alimentación de los más pequeños en los meses que no pueden acceder al comedor escolar. Por ejemplo, la ONG Educo lanzó a finales de mayo una campaña para recaudar fondos y sufragar los 96.000 menús que tiene previsto ofrecer a niños a lo largo de todo el verano, en colaboración con los centros y entidades sociales que organizan actividades.

La alimentación juega un papel clave en el desarrollo de los más pequeños, y una mala alimentación puede tener consecuencias nefastas para su salud, su crecimiento o influir negativamente en su rendimiento académico. Del medio millón de niños que disfruta de las becas comedor, hay 200.000 que no pueden seguir una dieta equilibrada en su casa, ya que la mala situación económica impide a sus familias comer cada dos días productos como carne, pollo o pescado.

Vía: Antena3

Foto: xornalcerto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...