La declaración armonizada de IVA en la UE

Actualmente la gestión de los diferentes IVA que se aplican en los países comunitarios, está resultando ser uno de los principales obstáculos en relación con las relaciones comerciales. Por este motivo la Unión ha puesto en marcha un proyecto de tranquilidad de la declaración del Impuesto sobre el Valor Añadido.

La Comisión Europea se plantea también una revisión de la estructura tarifaria del IVA.

El principal problema que aparece en las relaciones comerciales entre varias compañías de la UE viene siendo la gestión de los diferentes tipos de IVA que se suelen aplicar en los países comunitarios. Es por este motivo que se ha puesto en marcha el nuevo proyecto de armonización de la declaración del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Este nuevo proyecto tiene como objetivo principal compactar en uno todos los trámites administrativos y al mismo tiempo mejorar los intercambios comerciales, construyendo un único modelo de IVA regulado por la Comisión Europea.

Parece que ya esta bastante decidido, así que a partir del tercer trimestre de este mismo año ya entrará en vigor, a pesar de que su uso será bastante opcional. Y obviamente estará disponible en todas las lenguas comunitarias. Según nos redactan todos los informes realizados por la UE, el pago de impuestos y los informes requeridos a las empresas son uno de los mayores obstáculos que generan reticencia a las compañías no comunitarias en el momento de invertir.

Así mismo, la Comisión Europea ya se esta planteando una posible revisión de la estructura tarifaria del IVA. Recordamos que actualmente existen tres tipos diferentes de IVA: el general, el reducido y el súper reducido. Estos tipos se utilizan en todos los estados comunitarios, a pesar de que cada país ha fijado sus tipos y su aplicación a los servicios y a los distintos bienes de consumo.

Todo este proceso lleva a la conclusión de que muchos de los artículos que son considerados como básicos, como por ejemplo serían los medicamentos o los alimentos frescos, sufren un impuesto más reducido que otros considerados de menor necesidad.

La Comisión prevé que los ingresos obtenidos por la recaudación del impuesto son el 55% de los que se hubieran obtenido si todos los productos de consumo final hubiesen estado gravados al tipo general. En España, viene siendo marcar todos los productos al 21%, lo cual supondría un incremento de 17 puntos para los gravados con el tipo súper reducido del 4% y 11 puntos para los gravados con el reducido del 10%.

Así mismo, el gran impacto para el consumidor vendría a ser mucho más grande de lo que ha sido el incremento del tipo reducido del 7% al 10% y del general del 18% al 21%.

Y por ultimo el tercer objetivo esta basado en el criterio de caja para las empresas menos grandes, con una facturación inferior a dos millones al año, que el gobierno español ha intentado ofrecer sin obtener los resultados esperados.

Foto: Agencia Tributaria 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...