HRW denuncia el trabajo infantil en Estados Unidos

HRW denuncia las duras condiciones en las que trabajan los menores, a veces de 7 años, en las plantaciones de tabaco de los Estados Unidos.

Difícilmente pensaremos en los Estados Unidos cuando se presente el tema del trabajo infantil, pero parece que es una realidad. La ONG Humans Right Watch (HRW) denuncia las duras condiciones en que los menores trabajan en explotaciones tabacaleras de Virginia, Tennessee, Carolina del Norte o Kentucky, los cuatro estados donde se produce el 90% del tabaco en el país.

Cada vez que terminábamos una hilera nos sentíamos mareados, teníamos temblores y ganas de vomitar. Sentíamos que no podíamos continuar, pero cuando nos veían descansando teníamos que volver a trabajar

Son las palabras de Celia, una joven de 12 años que trabaja en una plantación de Carolina del Norte. Añade que cuando los patrones les veían descansar les chillaban para que volviesen al trabajo y que la opinión de los «niños», como se define, no importa. Su testimonio nos deja una última cuestión: ¿por qué pueden trabajar en las plantaciones de tabaco pero no comprar una cajetilla?

La ley que regula el trabajo infantil permite que los mayores de 12 años tengan trabajo remunerado, sin límite de horas, fuera del horario escolar y con permiso paterno. Para las plantaciones familiares no hay límite de edad, lo que explicaría la presencia de niños de 7 años. Trabajo también permite que a partir de los 16 años se puedan realizar trabajos peligrosos en la agricultura, algo prohibido hasta los 18 en el resto de sectores.

Cuando acaba la escuela, los jóvenes se dirigen a las plantaciones de tabaco. Allí pasan los fines de semana o los meses de verano, donde los menores están expuestos tanto a las altas temperaturas como a los efectos nocivos de la nicotina y los pesticidas, por lo que «no sorprende que enfermen», explica la investigadora Margaret Wurth.

Según la investigación de HRW, cuyos resultados podemos leer en un informe llamado ‘Made in USA: trabajo infantil y tabaco’, los niños a partir de 7 años se encargan de plantar, cortar y secar las hojas de tabaco. Unas actividades para los responsables de las plantaciones no les proporcionan el vestuario, la protección o las herramientas necesarias.

Los 141 menores entrevistados por la ONG explican que se protegen con guantes o bolsas, algo que no siempre es suficiente para evitar que los pesticisas o la nicotina entre en contacto con la piel de los jóvenes. Por eso, Jane Buchanan, otra de las autoras del estudio, pide al Gobierno estadounidense que haga frente al trabajo infantil en estas condiciones tan peligrosas y a las empresas que «cumplan con su responsabilidad hacia los niños y protejan su salud».

Vía: El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...