Greenpeace se propone proteger la Amazonia

Greenpeace alerta que, si se sigue a este paso, la Amazonia quedará desforestada en menos de 50 años. Este bosque está considerado el pulmón del mundo, ya que es el más grande del planeta, de gran importancia medioambiental por los recursos naturales que dispone y sus árboles que producen mucho oxígeno.

Amazonia

La Amazonia se encuentra en Brasil y es el bosque tropical más grande del mundo

Según los científicos, en la Amazonia hay más de 60.000 especies de plantas, 1.000 de pájaros y más de 300 de mamíferos. Además, en el río también hay más de 2.000 especies de peces de agua dulce y mamíferos acuáticos, por lo tanto se pueden ver muchos animales, desde delfines hasta nutrias, como también los jaguares. Es una región tan enorme que todavía no está del todo explorada, de modo que hay zonas vírgenes todavía por descubrir. Los científicos creen que debe de haber un número importante de especies animales y vegetales todavía por conocer. Pero también es un sitio habitado por más de 20 millones de personas, de 180 comunidades indígenas diferentes.

Greenpeace alerta que la zona está en peligro por el cambio climático. Tal y como informan, “si se destruyera la Amazonia se emitirían niveles de gases de efecto invernadero equivalentes a 50 veces la emisión anual de Estados Unidos de una sola vez”. Y es que en sus recursos también se encuentra entre 80.000 y 120.000 millones de toneladas de carbono, muy importante para poder estabilizar el clima del planeta.

Pero también hay otra acción que influye mucho en la destrucción de la Amazonia: la tala de árboles por el hombre. Según los últimos datos de Greenpeace, en los últimos 40 años ha desaparecido una quinta parte de su superficie (unos 700.000 km²), que supone algo más que toda la región de Francia entera. La desforestación es tan rápida, que el bosque no tiene capacidad de regenerarse.

Por eso, Greenpeace ha dirigido su Rainbow Warrior III dirección a la Amazonia para llevar a cabo su campaña ‘Ley de Desforestación Cero’ como respuesta a esta mala situación. Pero para ello también es necesaria la ayuda de la sociedad civil, por eso han ido a la búsqueda de 1.400.000 firmas para que el gobierno de Brasil apruebe una ley que prohíba completamente la tala de árboles y una política para repoblar todas las zonas destruidas.

La destrucción del bosque se ha debido, también en parte, al desarrollo económico de Brasil. El país es el cuarto en el ranking de países emisores de gases con efecto invernadero. Según Greenpeace, el 75% de esas emisiones provienen de la desforestación derivada a la expansión de la agricultura y ganadería. Por lo tanto, si se crea una nueva legislación para proteger el bosque, no solo tendrá efectos positivos en los habitantes autóctonos y las especies, sino para las condiciones climatológicas del planeta entero.

Foto: Andre Deak en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...