En España la pobreza tiene rostro de niño

UNICEF ha publicado recientemente un informe en el que revela que el 17’1% de los niños en España viven por debajo del umbral de la pobreza. Y esto sitúa a nuestro país en el número cuatro dentro de la Unión Europea, por debajo de Rumanía, Letonia y Bulgaria. Más de 2 millones de niños en España no disponen de los recursos necesarios para vivir en el mundo desarrollado, situación que se ha vuelto más grave con los efectos de la crisis económica. Es lo que se denomina cuarto mundo.

Niño

Los niños han pasado a ser el colectivo más afectado por la crisis económica

Según publica el informe, son pocos los países los que invierten sus recursos económicos en combatir la pobreza infantil. En este sentido, lideran el gasto Francia, Reino Unidos, Dinamarca, Bélgica y Hungría, pero no invierten España, Suiza, Italia, Canadá, Portugal, Japón y Bulgaria. La organización alerta de la necesidad de prevenir este problema para no condenar a las nuevas generaciones a vivir bajo pobreza.

Según ha analizado UNICEF, en el mundo viven 30 millones de niños en 35 países desarrollados bajo el umbral de pobreza. Su situación se denomina pobreza relativa y se calcula comparando los ingresos de las familias en su contexto nacional. Se realiza una media de ingresos que reciben las familias en los países más ricos y, los que se encuentran por debajo, se considera que están en la pobreza relativa.

Paloma Escudero, directora ejecutiva de UNICEF España, ha explicado que el paro se ha producido en mayor medida en las personas sin hijos. La falta de ingresos a estas personas puede poner en peligro la educación y la alimentación de los más pequeños, que es un riesgo para su salud y estabilidad física y emocional. Por el hecho de vivir en países desarrollados, el ser pobre relativo no implica no poder comer, pero sí invertir menos dinero en alimentación, por ejemplo. O no disfrutar de los servicios sanitarios que se encuentran fuera de la Seguridad Social. En definitiva, por el hecho de vivir en lo que denominamos Estado del Bienestar, las personas disfrutan de los recursos más básicos y fundamentales, pero limitan a los niños en su desarrollo físico o intelectual en gran medida.

Es muy importante que la población trabaje conjuntamente para combatir la pobreza infantil, para que las nuevas generaciones puedan disfrutar de las ventajas que vivimos nosotros y perpetuar un sentimiento de colaboración y trabajo en equipo para resolver todas las desigualdades. El invertir en educación, sanidad y protección de la infancia es la mejor forma de mejorar la calidad de vida de la sociedad en general a medio y largo plazo.

Foto: brainblogger en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...