El hambre llega a los universitarios

Algunos estudiantes de la Universidad de Sevilla tienen cada vez más dificultades para alimentarse bien, y recurren al segundo plato del menú subvencionado para cenar.

 

Mucho se ha hablado del problema del hambre entre los niños españoles y sobre la importancia que tienen los comedores escolares para asegurarse de que los más pequeños realizan al menos una comida al día en condiciones, pero… ¿qué pasa con los universitarios? Los recortes en becas y la subida de las tasas centran la atención, pero estos estudiantes también pasan hambre. Al menos en Sevilla, donde los universitarios tienen cada vez más dificultades para poder cenar bien.

Según la Universidad de Sevilla (US), cada vez son más los estudiantes que se llevan a casa el segundo plato del menú subvencionado para cenar. Los datos son más que alarmantes: desde el curso 2010-2011 se sirven un 107% más de comidas subvencionadas. En los años más duros de la crisis la US ha pasado de servir 9.660 comidas en 2011 a superar las 20.000 este curso, según las previsiones. Pero la US tampoco es ajena a los recortes, y los bonos comedor se han reducido.

Ana López, directora del servicio de atención a la comunidad universitaria, explica que ya «no se dan más bonos de comedor», aunque la necesidad hace que en los centros se repartan todas las comidas que se pueden servir. Otro indicador de las dificultades por las que pasan los estudiantes es que sobran plazas en los colegios y residencias universitarias, en las que tradicionalmente había listas de espera para pode acceder. Cada vez menos estudiantes viven en Sevilla, y tiene que desplazarse desde su pueblo cada día.

El desplazamiento diario a la capital andaluza repercute directamente en el rendimiento académico de los universitarios, Explica López, quien añade que en ocasiones han de matricularse en pocas asignaturas alargando la duración de su estancia en la universidad. También se ven obligados a matricularse dos o tres veces en algunas materias, lo que hace subir el precio de la matrícula. Además, el bajo rendimiento o suspender asignaturas es un impedimento para optar a las becas del ministerio de Educación.

Paralelamente, la US negocia con Alsa, Damas o Renfe tarifas más económicas para los estudiantes en dificultades económicas. La universidad hispalense también ha lanzado sus propias becas para evitar que los jóvenes tengan que abandonar los estudios por motivos económicos. Estas ayudas son cada vez más demandadas por los estudiantes, ya que las 377 ayudas que se concedieron en 2008 s emultiplicaron por tres el pasado año académico, en el que se concedieron 1.068 becas.

Vía: La Vanguardia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...